958 261 921
|
info@podologiaelenagarcia.com

Etiqueta: cuidado pies

¿Qué peligros conlleva el uso de callicidas?

Los callos son una afección muy común que padece un gran porcentaje de la población. Las causas de su formación son muy diversas, y las formas de tratarlos, también. Por desgracia, es frecuente utilizar callicidas para intentar hacer que desaparezcan; pero nosotros, desde la Clínica de Podología Elena García en Granada, no somos muy partidarios de este tratamiento.

El uso del milagroso callicida se hizo popular hace ya varios años; era muy utilizado para tratar callos y durezas. Pero, en la actualidad, este producto está totalmente desaconsejado por los profesionales de la podología. Es mejor acudir a un centro de confianza, mostrar el problema y seguir las indicaciones que el podólogo indique. La salud de los pies es mucho más importante de lo que parece, y un mal tratamiento podría disminuir la calidad de vida de las personas.

¿Qué peligros conlleva el uso de callicidas?

A continuación, se realizará un análisis acerca de los peligros que conlleva para los pies el uso de callicidas y cómo estos podrían hacer que la situación empeorara.

El desconocimiento

Un paciente no puede diagnosticarse a sí mismo; es poco probable que pueda saber al 100 % que tipo de lesión padece: si es un callo, un heloma, una verruga o una dureza plantar. Por ello, el tratamiento que aplique puede no ser el adecuado: tratar una verruga plantar con un callicida podría tener consecuencias muy negativas en el pie. Por lo tanto, no se recomienda bajo ningún concepto que se utilicen callicidas, y mucho menos en casa.

No acaba con el problema

Los callicidas son tratamientos que se comercializan como una solución definitiva a los callos, pero realmente lo que producen la mayoría de las ocasiones es un empeoramiento de la lesión. Esto se debe a que este tipo de productos no elimina la causa u origen del problema, solo crea una quemaura química que luego cicatriza. Una vez vuelva a estar bien, el callo aparecerá de nuevo.

Cuando los callos aparecen a nivel plantar, significa que tienen un componente biomecánico. En este caso, pueden ser tratados con un correcto estudio biomecánico de la pisada y con el uso de plantillas personalizadas, ya que su aparición depende mucho del roce que padecen durante la marcha.

Los callicidas queman

Su funcionamiento es mediante agente químico (como el ácido salicílico); esto quiere decir que su aplicación produce quemaduras en la piel, destruye la epidermis y la dermis; además, puede llegar incluso a afectar parte de la piel sana que lo rodea, pasando al tejido graso y, en estados más graves, al hueso.

Los callicidas no son selectivos, es decir, no pueden actuar solo allí donde está la lesión, por lo que también atacan a la piel sana y causan daños severos. Muchos pacientes, al no saber utilizar el producto, terminan con el pie quemado o macerado, lo cual les produce dolores intensos que les impiden andar o incluso dormir.

Tratamientos seguros contra callosidades

Lo primero es acudir a un profesional para que evalúe la situación y haga un diagnóstico. Los tratamientos pueden ser los siguientes:

  • Quiropodia: es el tratamiento más habitual y consiste en la eliminación de callosidades a través de la descamación, que es la eliminación de la acumulación de células muertas. Si es un heloma, esto permite llegar a la capa más profunda, donde este se encuentra arraigado, y así poder ser tratado.
  • Callicidas: es un tratamiento al fin y al cabo, pero que bajo ningún concepto debe ser utilizado.
  • Estudio biomecánico de la marcha: un estudio completo de la pisada podrá determinar cuáles son las zonas del pie que más sobrecarga tienen y más se rozan. Una vez hecho esto, podrá prevenirse la aparición de callos con el uso de plantillas para equilibrar el peso, lo que aumentará la calidad de vida del paciente considerablemente.
  • Utilizar calzado adecuado: el profesional de la podología guiará al usuario para que adquiera un calzado adecuado a su forma de caminar (lo cual se sabrá gracias al estudio de la pisada). Este pequeño detalle evitará que se reproduzcan los callos y también servirá para  otras patologías que pueda padecer, como diabetes, mala circulación o deformidades.

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

Consejos para tratar las uñas encarnadas en bebés

Las uñas de los pies son zonas muy sensibles, que pueden causar serios problemas si no se atienden correctamente cuando la situación lo requiere. La uña es una estructura formada principalmente por queratina y calcio, en constante crecimiento, cuya principal función es la de proteger, es una barrera natural de las terminaciones nerviosas pero a veces, da lugar a malformaciones que provocan un malestar prevenible.

Existen una serie de curiosidades que deben tenerse en cuenta, para saber tratarlas con el detalle que merecen:

  • Las uñas crecen una media de 0,1 milímetro diario aproximadamente. Obviamente, esta evolución varía en función de la edad, de la persona, el dedo en el que se encuentre, la estación del año y otros factores.
  • La media de tiempo que tarda una uña en regenerarse es entre 12 y 18 meses.
  • Un corte mal realizado en las uñas puede provocar lo que se conoce popularmente como uña encarnada.
  • Las uñas encarnadas no solo se producen por un mal corte, existen otras variables.

Uno de los casos más delicados de uñas encarnadas son aquellas que se producen en bebés, debido a que pueden detectarse de manera más tardía y además en esta ocasión las uñas de los pies suelen ser muy finas y delicadas. Existen personas que nacen con las uñas del dedo más cortas de lo normal, lo que hace que no se cubra el lecho totalmente. Debido a ello las uñas se encarnan en la parte distal y pueden provocar una pequeña infección eventualmente.

Como detectar una uña encarnada

Los pequeños tienen mucha facilidad a la hora de sufrir una encarnación de las uñas. Esto se debe a la escasa dureza pues pueden doblarse con extrema facilidad y crecer hacia la cutícula. Para detectar las uñas encarnadas en bebés hay que hacer un reconocimiento por todas ellas y fijarse en los siguientes puntos:

  • Hay que controlar el crecimiento correcto de las uñas y verificar periódicamente que las puntas no crezcan hacia las cutículas.
  • La mayoría de las encarnaciones se producen en el dedo gordo, por lo que esa una zona en la que poner especial atención. En los dedos de las menos es menos común, pero es cierto que en bebés puede producirse por la maleabilidad de sus uñas.
  • Si hay inflamación o la piel se vuelve rojiza y tersa es necesario acudir a un profesional para remediarlo cuanto antes.
  • En caso de que la uña crezca hacia abajo, puede causar dolor, supuración y por lo tanto infección. Llévalo a un profesional y controla la temperatura del bebé, pues es probable que dada una infección, se inicie un proceso febril.

Los adultos se hacen consciente de sus dolencias, pero los bebés no avisan de qué es lo que les molesta, con precisión, por ello es necesario hacerles revisiones para controlar de manera eficaz este tema y no se produzcan daños mayores.

Consejos para tratar las uñas encarnadas en bebés

Las uñas encarnadas o encarnadas son un problema común en la infancia y ocasionalmente provocan la sintomatología que hemos mencionado anteriormente. Por ello, el centro de Podología Elena García de Granada, comparte algunos consejos para tratar esta afección en las uñas de los más pequeños.

  • Remojar los pies en agua tibia con jabón un par de veces al día.
  • Aplicar povidona yodada o clorexhidina 2 o 3 veces al día
  • A veces es necesario utilizar antibiótico, suele ser encrema. 
  • Acudir a su Podologo de confianza. 
  • Para evitar que se produzca este daño en las uñas en el futuro, se recomienda que sean cortadas m de manera que las esquinas queden fuera de los canales de la uña.

La prevención es la cuestión principal para la salud, por ello en este caso prevenir que esto no suceda es el mejor remedio. Lo mejor para evitar este padecimiento y sus posibles complicaciones es cortar las uñas con regularidad y cerciorarse de que las puntas no se claven en las cutículas. En ocasiones un particular no sabe realizar este corte por ello aconsejamos acudir a un profesional para que enseñe o ayude a realizar este proceso, sobre todo en bebés o personas mayores, que son más delicados y podría afectar negativamente el corte si no está bien realizado.

 

Diferencias entre la pedicura y la podología

Por desgracia muchas personas aún siguen teniendo las ideas confusas con relación a la salud de los pies, y sobre quién debe atenderlos. Hay que saber diferenciar entre pedicura y podología, pues esa confusión podría marcar la salud de los pies a corto plazo.

Los pies son una zona muy compleja, a la que por desgracia no se le presta la atención que necesita, e incluso se acude a otros profesionales para tratar problemas que debería atender un experto. Esto suele suceder por desconocimiento, ya que a veces se piensa que el daño o problema que se tiene en los pies puede quitarse, tratarse o controlarse acudiendo a un salón estético a hacerse una pedicura.

No es lo mismo un pie bonito que un pie sano, y muchas personas prefieren los primeros a lo segundo, lo que supone una pérdida de salud que puede traer problemas serios a corto plazo. Y es que en los centros estéticos no se tratan las enfermedades, solo se utilizan técnicas para embellecer y tratar alguna pequeña patología, como una dureza o alguna fricción.

Si lo que deseas es tratar tus pies, porque observas en él algún tipo de problema acude a una clínica como la de Podología Elena García en Granada. Allí te realizarán una consulta  Quiropodia, y podrán saber qué alteraciones sufres en pies o uñas y así poder tratarlo de la forma más eficaz.

Diferencias entre la pedicura y la podología

Como se ha comentado en párrafos anteriores, muchas personas tratan hongos, uñas encarnadas u otras afecciones en un centro de estética, pensando que allí se solucionaran sus problemas. Pero lo cierto es que la solución será temporal y la raíz del problema prevalecerá.

Por ello en este artículo se pretende esclarecer qué diferencia hay y qué tratamiento se producen en cada lado:

¿Qué es la Quiropodia en Podología?

La quiropedia es un tratamiento realizado por el podólogo, es decir un profesional de la salud. Tras la realización de un estudio para la realización de un historial clínico, el podólogo realizará una exploración de la extremidad y valorará cuál es el tratamiento más recomendable mediante pruebas de diagnosis. El fin es conseguir un pie funcionalmente activo y sano, sin importar si el problema tiene un origen interior o exterior, ya que lo que se pretende es conseguir un bienestar a largo plazo.

La quiropoqdia es una parte básica de un tratamiento podológico que consiste en estudiar y tratar las alteraciones de los pies y las uñas:

  • Hiperqueratosis (durezas) y helomas (callos): aparecen en el pie debido al roce y la presión que se ejerce constantemente. Pueden ser provocados por el tipo de calzado que se use, la forma de andar que se tenga o si existe deformidad en los huesos. Originan una acumulación de células (queratina) que con el tiempo y el roce se endurecen y acaban produciendo dolores o molestias.
  • Onicocriptosis: son las denominadas comúnmente uñas encarnadas en el tejido que rodea la uña, lo que produce, infección, dolor, molestias e hinchazón.
  • Micosis: son hongos en las uñas, muy contagiosos a veces si no se tratan con las medidas higiénicas oportunas.
  • Verrugas plantares producidas por el virus del papiloma humano.
  • Pies de riesgo: son aquellos que pertenecen a pacientes con diabetes, problemas circulatorios o con fuertes tratamientos.
  • Onicogrifosis: se da cuando las uñas están engrosadas o son difíciles de cortar. Suele ser muy frecuente en personas mayores, y es recomendable acudir a un podólogo, para así evitar un daño al cortarlas.

Estas son solo algunas de las afecciones que puede padecer un pie de manera superficial y que debe ser tratado por un profesional para eliminarlos o paliarlos a largo o corto plazo.

Pedicura ¿En qué consiste?

Es un tratamiento estético que se realiza en los pies, usualmente por un profesional de este campo, cuyo fin es potenciar la belleza de estos. Este profesional de la estética, realizará un limado de uñas y piel, además de utilizar cremas y productos cosméticos para decorar las uñas y embellecer la piel.

El resultado será un pie bonito e hidratado a simple vista, pero solamente eso, pues no podrá tratar ninguna patología y por lo tanto el daño o el dolor que se tenga persistirá.

Además el tratamiento estético no se realiza con material estéril, por lo que no pueden garantizar el contagio de patologías o enfermedades de una persona que se realice el tratamiento estético a otra. 

 

Patologías que se solventan con cirugía podológica

Quizás muchos no saben que los podólogos también hacen tratamientos quirúrgicos. Los principios de la cirugía podológica hacen referencia a la intención de corregir la deformidad del pie. Se trata de eliminar lesiones y tratar de restaurar su anatomía y funcionalidad. De este modo, se disminuyen los dolores que suele ocasionar.

Como ya hemos comentado con anterioridad desde Podología Elena García en Granada, los pies son una parte fundamental en el funcionamiento del cuerpo, por lo que necesitan una atención completa y muy concreta. La labor de los podólogos es averiguar la causa que origina los problemas y determinar el tratamiento que será más adecuado. Entre estos tratamientos, se encuentra la opción quirúrgica, que suele plantearse tras haber agotado un amplio abanico de posibilidades.

Existen diferentes tipos de intervención: unas pueden ser más invasivas que otras, pues dependerá del problema que haya que resolver. Es importante dejarse guiar por los profesionales en la materia, dado que son los responsables de solucionar cualquier problema o dolor de la mejor forma posible.

Patologías que se solventan con cirugía podológica

En este artículo se pretende aclarar cuáles son las diferentes patologías que los podólogos resuelven de forma quirúrgica.

Cirugía ungueal

Dependiendo del tipo de afección de la uña, pueden darse dos formas de cirugía: matricectomías totales o parciales. Entre las patologías ungueales también se destacan: uñas encarnadas, hipertrofia de los rodetes, uñas engrosadas o distróficas.

En todos estos casos, el problema puede agravarse si el paciente pospone la consulta. Por lo tanto, si notas que tus uñas no están bien, te duelen o se infectan, acude a tu podólogo de confianza.

Cirugía de zonas blandas

Consiste en la extirpación o tratamiento de lesiones dérmicas o alteraciones en las estructuras anatómicas, siempre con la posterior reparación de los tejidos dañados. Las principales patologías que suelen englobarse dentro de esta cirugía son: verrugas, fibromas, quistes, periungueales, tumores glómicos, queloides, nevus, alargamiento de tendones o neuromas, entre otras.

Cirugía de dedos

Esta cirugía permite corregir o reducir las siguientes patologías: dedos en garra, en maza o clinodactilias. Estas patologías cuando se combierten en muy dolorosa solo pueden solventarse de manera quirúrgica y no hacerlo supone que el paciente deberá vivir con molestias y dolores siempre, ya que nunca se corrigen ni desaparecen.

Cirugía metatarsal

Dentro de este grupo se encuentran todo tipo de deformidades que produzcan metatarsalgias, metatarsianos dorsiflexionados o plantarflexionados, metatarsianos largos o cortos y procesos degenerativos. Es habitual que estas patologías causen callosidades y helomas que nacen de manera muy dolorosa en la planta del pie. Su origen suele ser un problema biomecánico, y a veces la única solución es realizar una cirugia.

Operaciones en deformidades del primer radio: juanete

Se realiza cuando aparece rigidez o desviaciones en cualquier plano del 1 dedo. Los podólogos son verdaderos expertos en la cirugía de juanete, dado que su aparición es muy habitual, sobre todo en mujeres, debido a utilizar calzado poco adecuado para la salud del pie. Si no sabes si usas los zapatos correctos o si crees que te está apareciendo un juanete, acude a tu podólogo para que lo revise lo antes posible. Mejorará el proceso en el que se encuentra, y te ahorraras problemas posteriores. 

Cirugía de quinto radio: juanete de sastre

Se lleva a cabo cuando el hueso o el tejido blando de la zona lateral de la quinta articulación produce una prominencia sintomática, hipertrófica o irritación.

Cirugía de exostosis

Existen diferentes exostosis:  síndrome de Haglund, espolones calcáneos entre otros. A veces es necesaria la cirugía para solucionar problemas. 

Los pies son más delicados de lo que parece, y el maltrato diario al que son sometidos puede acarrear serios problemas de salud. Por ello, es bueno prestarles la debida atención y analizar si está  apareciendo una afección de las mencionadas anteriormente. Cuanto antes se ataje el problema, antes se podrá solucionarlo, puesto que una atención tardía puede provocar una degeneración compleja de tratar para cualquier profesional.

La salud de los pies, en tela de juicio

El verano es una estación algo agitada, en la que se descansa pero a la misma vez parece que no se tiene tiempo disponible debido a los excesivos planes que se hacen a veces. Aunque es cierto que en verano se presta más atención a la estética de los pies, también es frecuente que la salud de los pies en general, sea algo descuidada.

Como siempre repetimos desde Podología Elena García en Granada, es bueno visitar al podólogo de manera regular, pues es la clave para identificar los problemas propios de estas extremidades y de su salud en general. Las vacaciones, el calor, la playa y la piscina pueden alterar la salud de los pies y dañarlos a medio y largo plazo. Los cambios que se producen en los pies puede deberse a diferentes respuestas que da el organismo ante daños que se van produciendo.

Es importante estar alerta y revisar los pies con regularidad, pues pueden aparecer señales que indiquen que está surgiendo algún daño que podría ir a mayores. Aunque existen problemas que solo un profesional puede percibir, también hay otros indicios que pueden percibirse a simple vista, y son motivo de estar pendientes para detectarlos a tiempo.

¿Qué podría denotar una falta de salud de los pies?

Con este artículo se pretende que cada usuario preste atención a aquellas señales que a continuación se nombraran, para que puedan acudir a un profesional para solventarlo:

Uñas descoloridas

Las uñas comienzan a perder ese tono naturalmente rosado para adquirir una tonalidad nada saludable. Son muchos los motivos que pueden provocar la pérdida de color, esta decoloración puede dar lugar a tonos amarillentos, negros, verdosos e incluso a un tono blanquecino. Las causas que se pueden percibir son:

  • Hongos en las uñas
  • Dificultades en la circulación sanguínea.
  • Enfermedades crónicas y problemas hepáticos.

Hinchazón en los pies

Tener los pies hinchados puede deberse a diferentes causas como el calor, el sobrepeso o el haber sufrido algún traumatismo.

Sin embargo, si esta inflamación no remite con el paso del tiempo, es posible que exista un problema subyacente, como dificultades cardiacas y renales que son aquellas que afectan a la inflamación de los pies. De este modo si el problema persiste es necesario acudir a un profesional, para que sea este el que valore la situación.

Mal olor

Algo tan habitual como el mal olor de pies puede ser un primer aviso de un problema de salud mayor. Hay casos en los que a pesar de la buena higiene los pies desprenden un olor desagradable.

Las bacterias son las causantes de este mal olor y pueden aparecer debido a una mala alimentación, cambios en el metabolismo o procesos de ansiedad y estrés, o incluso alguna enfermedad como la diabetes. Si este problema no se solventa, es necesario que acudas a tu podólogo de confianza para poder darle una solución.

Tener los pies fríos crónicamente

Tener los pies fríos es común, dado que son las extremidades más alejadas del tronco, por lo que la sangre puede tener más dificultades a la hora de fluir. Pero si detectamos que la temperatura es extremadamente baja, sobre todo en invierno, puede ser que se tengan problemas en la circulación sanguínea, como exceso de colesterol o algún déficit vitamínico. En este caso, lo ideal es acudir al profesional y plantear una analítica para identificar posibles riesgos.

Fisuras o grietas en los pies

La sequedad de los pies puede dar lugar a grietas o fisuras que pueden ser muy dolorosas, lo que podría provocar que otras afecciones sí se infectaran. Uno de los motivos por los que puede aparecer es por falta de hierro o por tener diabetes. Pero lo que no se puede olvidar es una hidratación adecuada. 

 

¿Qué es el heloma y cómo descubrirlo?

El heloma aparece por la formación de capas de queratina en las articulaciones interfalángicas, en la planta o en las zonas de la falange se ha producido una compresión o roce. Lo que ayuda a su nacimiento es la presión externa del calzado estrecho; de hecho, los especialistas pueden hacer una pequeña diferenciación entre aquellos que nacen en la zona plantar, y los que salen entre los dedos (que son algo más húmedos) 

Esta afección es conocida popularmente como “callos”, helomas plantares u “ojo de gallo”. Los helomas son una patología muy frecuente en los pies. Muchas personas pueden confundirlas con las durezas, pero, a diferencia de estas, los helomas se forman hacia capas más interiores del pie, algo que no ocurre con las durezas.

Pocas personas suelen reconocerlos, ya que, como se ha comentado en el párrafo anterior, suelen confundirse con las durezas. 

Síntomas del heloma

A continuación se analizan algunos síntomas que surgen cuando algún heloma aparece en el pie:

  • La forma que adquiere es redondeada.
  • Adquiere una coloración más oscura con bordes bien definidos.
  • Suelen estar cubiertas de células muertas y descamadas de color amarillento que son durezas, de ahí que en ocasiones se confundan con ellas.
  • Suelen ser dolorosas y bastante molestas, aunque dependerá de la zona y de la profundidad del heloma.

¿Cómo clasificarlos?

Existen varios tipos de helomas según la zona del pie donde aparecen. Su origen puede deberse a la fricción que se da entre la piel y el calzado y otros por la presión entre los huesos de los dedos.

Clavo plantar o heloma plantar

Este se localiza en la planta del pie y suele generar dolor al roce o al caminar, ya que da la sensación de pisar un clavo con cada paso, como si algo caliente como una piedrecita se hubiera metido en el zapato.

Heloma dorsal

Se sitúa en la parte superior de los dedos debido a la fricción que sufren con el calzado. Es habitual que se dé en personas que sufren patologías como dedos en garra, martillo o maza, pues se origina mucho roce debido a la malformación que se presenta.

Heloma interdigital u ojo de gallo

En este caso, la fricción y presión se produce por el roce de los huesos de los dedos. Esta lesión es más frecuente que se dé entre el cuarto y el quinto dedo, pudiendo ser muy incómoda, ya que es muy difícil de aliviar dada la posición.

Heloma de fondo de saco

Se produce en la parte blanda que une dos dedos del pie. Es muy doloroso, ya que al ser una zona muy blanda, donde se produce sudoración, la molestia y la curación son mayores. Se suele producir con frecuencia entre el cuarto y el quinto dedo.

Causas que producen la aparición de los helomas

Los motivos por los cuales se producen los helomas pueden ser muy variados, por ello los profesionales de Podología Elena García Granada apuestan por explicar todas sus variantes:

  • Incorrecta forma de pisar: cada persona reparte el peso del cuerpo y apoya los pies de una forma diferente. Una mala pisada que no ha sido corregida puede ocasionar lesiones como callos, durezas y helomas que aparecerán en los mismos puntos.
  • Falta de hidratación: hidratar la piel de los pies con cremas específicas será clave para prevenir muchos males, entre ellos el heloma. Acude a un profesional y pídele ayuda para elegir una crema óptima para los pies.
  • Calzado y calcetines: los zapatos que oprimen las puntas de los dedos de los pies provocarán una mayor fricción en la zona a cada paso que se dé, lo que puede ocasionar grandes males. Para ello, hay que evitar las puntas estrechas y los zapatos de tacón alto (aquí enlazamos un post de por qué son malos los zapatos de tacón). Los calcetines son una barrera protectora entre la piel y el calzado, pero hay que ponérselo correctamente para que no produzcan males mayores.
  • Otras causas: los pies que ya poseen otras patologías como juanetes, dedos en garra y demás son propensos a padecer de helomas.

Si tienes alguno de estos síntomas, acude a los profesionales de la clínica Elena García, ellos te  podrán ayudar  a aliviarlos y podrán asesorarte para que no vuelvan a salir o su aparición se dilate en el tiempo. 

×

Por favor.

Haga clic en nuestro asesor para chatear en WhatsApp

× WhatsApp