958 261 921
|
info@podologiaelenagarcia.com

Etiqueta: Cuidados en los pies para Semana Santa

Cuidados en los pies para Semana Santa

Llega la Semana Santa y, con ella, vienen los días en los que una parte de la población se echa a la calle para adorar a sus santos. Este año es quizás para muchas personas especial, pues llevamos en España dos años sin poder salir a la calle en estas fechas. Es por eso que los profesionales de la podología de la clínica Elena García en Granada ya estamos empezando a preocuparnos.

La Semana Santa es muy intensa en lo referente a los pies, ya que los ciudadanos andan mucho tras las procesiones, y los costaleros o nazarenos pueden pasar horas en la calle descalzos. Si a esto le sumamos el daño que ya tienen los pies por la falta de atención que padecen, puede ser un cóctel explosivo. Es por ello que siempre aconsejamos hacerse una puesta a punto en los pies antes de lanzarse a la calle, para evitar males mayores a posteriori.

La Semana Santa coincide también con la llegada de la primavera, y eso supone un cambio de temperatura que nos obliga a cambiar de calzado. Ambos acontecimientos provocan cierta resistencia que puede dañar los pies e impedirnos disfrutar plenamente de la semana. Para intentar alivianar este problema, existe una serie de acciones que podemos llevar a cabo y que explicaremos a continuación.

Cuidados en los pies para Semana Santa

Ya seas costalero, nazareno o un apasionado de los pasos, es importante que sigas estos consejos si vas a estar muchos días caminando más de lo habitual.

Amoldar los zapatos

Si vas a salir a recorrer las calles detrás de tu procesión día tras día, no cometas el mismo error de todos los años. En esta ocasión, amolda tus zapatos antes de que llegue el día; es decir, cómpralos con tiempo suficiente para poder estrenarlos antes y que así se unan de forma más armoniosa a tus pies. Esta es la única manera que tienes para que, llegado el día, no te hagan rozaduras o quemazones en la piel.

Higiene en los pies

Llevar una higiene rigurosa de nuestros pies es fundamental para disfrutar de las actividades de la Semana Santa. Es tan sencillo como tener los pies limpios y secos diariamente. Mantener la piel hidratada es básico, y siempre debe realizarse con cremas específicas. Nunca hay que envolver los pies con calcetines, zapatos ni zapatillas cuando aún estén húmedos, para evitar la proliferación de hongos. Cortar las uñas adecuadamente Durante la Semana Santa se camina y se pasan muchas horas de pie con calzado no siempre adecuado. Para evitar sangrados, roturas o dolores es necesario tener las uñas cortadas de la manera correcta; si no sabes hacerlo, acude a un profesional de la podología. Nosotros en la clínica solemos hacerlo muy a menudo, sobre todo cuando se acercan fechas especiales como esta, pues es la única forma de evitar una infección, por ejemplo.

Elegir el calcetín adecuado

El calcetín es la clave en muchos aspectos relacionada con la salud de los pies; y es que si no transpiran bien, o si son muy grandes y se arrugan, pueden producir roces y crear heridas. Para evitar esto, adquiere la mejor opción, sobre todo si vas a pasar muchas horas con ellos puestos. Dale cariño a tus pies Mientras haces el recorrido del día, asegúrate de prestarle atención al estado de tus pies. Realiza una correcta higiene de ellos, mira que las uñas sigan bien, sécalos, hidrátalos. Si
están inflamados, dales una ducha intercalando agua tibia con agua fresca para que el contraste ayude a reactivar la circulación. Ponlos en alto durante el  descanso para que la congestión disminuya. Acude al podólogo antes y después Antes y después de la Semana Santa deberías acudir al podólogo. La visita previa sería para hacer una puesta a punto de tus pies: cortar uñas, tratar juanetes, etc. Y la visita posterior será para aliviar las ampollas, las rozadoras o las uñas  encarnadas que es posible que hayan aparecido durante los largos paseos. De esta forma, entraremos a la primavera renovados, con los pies sanos y sin heridas. Con unos pies aptos, podremos usar el calzado que necesitemos, pues no nos hará daño su uso. 

Dale cariño a tus pies

Mientras haces el recorrido del día, asegúrate de prestarle atención al estado de tus pies. Realiza una correcta higiene de ellos, mira que las uñas sigan bien, sécalos, hidrátalos. Si están inflamados, dales una ducha intercalando agua tibia con agua fresca para que el contraste ayude a reactivar la circulación. Ponlos en alto durante el descanso para que la congestión disminuya.

Acude al podólogo antes y después

Antes y después de la Semana Santa deberías acudir al podólogo. La visita previa sería para hacer una puesta a punto de tus pies: cortar uñas, tratar juanetes, etc. Y la visita posterior será para aliviar las ampollas, las rozadoras o las uñas encarnadas que es posible que hayan aparecido durante los largos paseos.

De esta forma, entraremos a la primavera renovados, con los pies sanos y sin heridas. Con unos pies aptos, podremos usar el calzado que necesitemos, pues no nos hará daño su uso.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

×

Por favor.

Haga clic en nuestro asesor para chatear en WhatsApp

× WhatsApp