958 261 921
|
info@podologiaelenagarcia.com

Etiqueta: granada

Qué síntomas aparecen con la neuropatía diabética

La neuropatía diabética es un daño en los nervios que suele producirse cuando se padece de diabetes. Cuando se tiene un nivel de glucosa alto, es normal que se vean perjudicados los nervios de todo el cuerpo. La neuropatía diabética se refleja sobre todo en los nervios de las piernas, y se hace evidente y molesta para los pacientes que la sufren.

Dependiendo de los nervios que se hayan visto afectados, los síntomas de la neuropatía pueden ser los siguientes: dolor, entumecimiento, pérdida de la sensibilidad y dificultades para curar heridas. Para ciertas personas, los síntomas pueden reflejarse de manera moderada; para otras, sin embargo, la enfermedad supondrá un grave problema que limitará mucho su calidad de vida.

La neuropatía diabética es una complicación muy grave que suele afectar al 50 % de las personas que padecen diabetes. Para poder prevenir este tipo de patología, se deberá tener un constante control de la glucosa en sangre; además, será necesario mejorar el estilo de vida mediante una alimentación saludable y ejercicio.

Qué síntomas aparecen con la neuropatía diabética

Hay cuatro tipos de neuropatía diabética relevantes, y se puede tener más de un tipo a la vez. Los síntomas que se manifiestan dependen del tipo que se padezca. Los síntomas aparecen de manera progresiva: lo más probable es que no se note nada anormal al principio hasta que el daño que se haya producido en los nervios sea ya considerable.

Neuropatía periférica

A este tipo se le suele denominar neuropatía periférica simétrica distal. Es un tipo muy común de neuropatía diabética y afecta principalmente los pies y las piernas, pero también puede aparecer en las manos y los brazos. El malestar y los signos de esta enfermedad suelen empeorar por la noche. Entre estos síntomas se encuentran:

  • Entumecimiento en las extremidades. Se complica la capacidad de reducir dolor o percibir cambios de temperatura, lo que puede ser peligroso al no haber indicativos.
  • Suele aparecer una sensación de hormigueo o ardor constante o puntual.
  • Aparecen los calambres y dolores punzantes.
  • Se produce una alta sensibilidad al tacto: a muchas personas, incluso el roce de las sábanas por la noche les molesta y les resulta extremadamente doloroso.
  • Empiezan a aparecer serios problemas en los pies: úlceras, infecciones, y complicaciones derivadas de estas dos últimas, que pueden acabar en amputación.

Neuropatía autonómica

El sistema nervioso autónomo controla el corazón, la vejiga, el estómago, los intestinos y los órganos sexuales. Por desgracia, la diabetes puede afectar al sistema nervioso de cualquiera de estas zonas. En consecuencia, aparecen los siguientes síntomas:

  • Hipoglucemia asintomática.
  • Problemas en la vejiga y en los intestinos.
  • Las digestiones se ralentizan, lo que provoca náuseas, vómitos y pérdida de apetito.
  • Cambios en la forma en la que los ojos aceptan la luz o la oscuridad.
  • Disminuye el apetito sexual.

Neuropatía proximal

Este tipo de neuropatía diabética suele afectar a los nervios de los músculos, las caderas, los glúteos y las piernas. También pueden verse afectadas la zona abdominal y el pecho. Los síntomas, que suelen reflejarse en uno de los lados del cuerpo e ir extendiéndose hacia el otro, son los siguientes:

  • Dolor muy intenso en la zona de las caderas, los muslos y los glúteos
  • Atrofia en los músculos de las piernas que se da con el paso del tiempo.
  • Dificultad para levantarse después de haber estado sentado o tumbado durante un periodo medio o largo de tiempo.
  • Dolor en el estómago de manera intensa.

Mononeuropatía focal

En este caso hay dos tipos: la craneal y la periférica;  ambas hacen referencia a un daño de un nervio en específico. Los síntomas que aparecen aquí son los siguientes:

  • Dificultad para enfocar la vista.
  • Dolor detrás de los ojos.
  • Parálisis en uno de los lados del rostro.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los dedos, menos en el meñique.
  •  Debilidad en la mano, que impide sujetar cosas con firmeza.

Si tienes una herida en el pie que no se llega a curar, acude a un podólogo.

 Si sientes alguno de los otros síntomas que aquí describo es necesario acudir a un profesional y comenzar a tratar toda la problemática en su conjunto.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

Causas de la aparición de hongos en los pies

 

Llega el verano, el tiempo de relajarse, pasarlo bien con los amigos, en espacios públicos y abiertos. Pero también es época de descuidos, de tomar pocas precauciones y realizar actividades que pueden provocar la aparición de hongos en los pies. Aunque todos estamos en riesgo de padecerlos, es muy común que niños y jóvenes los desarrollen debido a su frenética actividad en estas fechas.

Los hongos son un grupo de microorganismos que poseen una serie de características biológicas muy particulares. Debido a ellas, deben vivir de forma parásita: se instalan en diferentes seres vivos y allí cohabitan. Existen más de 80 000 especies de hongos, pero solo unos pocos son capaces de provocar infecciones en el ser humano. En el verano, los más comunes son los que se agarran a los pies y a las uñas, y que pueden pasar desapercibidos durante varias semanas hasta que nos demos cuenta de ello.

Profesionales como los de Podología Elena García en Granada reciben muchas visitas al terminar el verano, cuando el hongo ya está bien agarrado y hay que comenzar el tratamiento de manera más severa. Si sois adultos, tomad precauciones, revisad vuestros pies y no hagáis locuras. Si sois padres, mirad mucho por la higiene de sus pies.

Causas de la aparición de hongos en los pies

A continuación, analizaremos las causas más frecuentes por las cuales acabamos teniendo hongos en los pies:

  • Entre los factores que más influyen en la aparición de hongos en el pie, se encuentra el exceso de humedad retenida en prendas o calzados, sobre todo si son sintéticos.
  • Los esmaltes de uñas, que ocluyen la lámina ungueal y no la deja transpirar, acumulando humedad, con lo que se propicia el ambiente adecuado para el crecimiento del hongo.
  • Las piscinas (ya sea en el bordillo, la ducha o el vestuario) son zonas muy húmedas por las que pasa mucha gente, por lo que el hongo campa a sus anchas.
  • Lo mismo ocurre en los gimnasios, ya que los vestuarios son lugares húmedos, en los que el sudor de los pies no es secado correctamente; por lo tanto, el pie está constantemente mojado, lo cual resulta perfecto para que proliferen los hongos.
  • Zonas de juego infantil donde se quitan el calzado y pisan suelos sin protección después de sudar mucho.
  • El mal secado de los pies, o bien por estar mucho tiempo en remojo o por no hacer caso a la humedad interdigital.

Sintomatología de los hongos en los pies

Los síntomas que pueden manifestarse en el paciente que padece infección micótica en la piel pueden ser los siguientes;

  • Pie de atleta o micosis en piel de los pies: la piel cambia su aspecto natural y suele ponerse muy roja y con descamación.

Entre los dedos suele haber humedad y grietas.

La mayoría de las veces esto va acompañado de mucho picor.

  • Onicomicosis: aparece en las uñas de las manos y de los pies. Se percibe un cambio en la morfología o color de la uña; pueden ser manchas blancas, amarillas o parduzcas. Con engrosamiento o no de la lámina ungueal.

 

Prevención

El mayor consejo es hacerte revisiones tú mismo y acudir a un podólogo si notas algo diferente. También es importante llevar un calzado adecuado, intentar no tener las uñas maquilladas de forma continua y permanente. Además, hay que secarse correctamente y no ir descalzo por zonas de alto riesgo, ni compartir indumentarias con nadie, así evitaremos la propagación de los hongos.

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

 

La salud de los pies, en tela de juicio

El verano es una estación algo agitada, en la que se descansa pero a la misma vez parece que no se tiene tiempo disponible debido a los excesivos planes que se hacen a veces. Aunque es cierto que en verano se presta más atención a la estética de los pies, también es frecuente que la salud de los pies en general, sea algo descuidada.

Como siempre repetimos desde Podología Elena García en Granada, es bueno visitar al podólogo de manera regular, pues es la clave para identificar los problemas propios de estas extremidades y de su salud en general. Las vacaciones, el calor, la playa y la piscina pueden alterar la salud de los pies y dañarlos a medio y largo plazo. Los cambios que se producen en los pies puede deberse a diferentes respuestas que da el organismo ante daños que se van produciendo.

Es importante estar alerta y revisar los pies con regularidad, pues pueden aparecer señales que indiquen que está surgiendo algún daño que podría ir a mayores. Aunque existen problemas que solo un profesional puede percibir, también hay otros indicios que pueden percibirse a simple vista, y son motivo de estar pendientes para detectarlos a tiempo.

¿Qué podría denotar una falta de salud de los pies?

Con este artículo se pretende que cada usuario preste atención a aquellas señales que a continuación se nombraran, para que puedan acudir a un profesional para solventarlo:

Uñas descoloridas

Las uñas comienzan a perder ese tono naturalmente rosado para adquirir una tonalidad nada saludable. Son muchos los motivos que pueden provocar la pérdida de color, esta decoloración puede dar lugar a tonos amarillentos, negros, verdosos e incluso a un tono blanquecino. Las causas que se pueden percibir son:

  • Hongos en las uñas
  • Dificultades en la circulación sanguínea.
  • Enfermedades crónicas y problemas hepáticos.

Hinchazón en los pies

Tener los pies hinchados puede deberse a diferentes causas como el calor, el sobrepeso o el haber sufrido algún traumatismo.

Sin embargo, si esta inflamación no remite con el paso del tiempo, es posible que exista un problema subyacente, como dificultades cardiacas y renales que son aquellas que afectan a la inflamación de los pies. De este modo si el problema persiste es necesario acudir a un profesional, para que sea este el que valore la situación.

Mal olor

Algo tan habitual como el mal olor de pies puede ser un primer aviso de un problema de salud mayor. Hay casos en los que a pesar de la buena higiene los pies desprenden un olor desagradable.

Las bacterias son las causantes de este mal olor y pueden aparecer debido a una mala alimentación, cambios en el metabolismo o procesos de ansiedad y estrés, o incluso alguna enfermedad como la diabetes. Si este problema no se solventa, es necesario que acudas a tu podólogo de confianza para poder darle una solución.

Tener los pies fríos crónicamente

Tener los pies fríos es común, dado que son las extremidades más alejadas del tronco, por lo que la sangre puede tener más dificultades a la hora de fluir. Pero si detectamos que la temperatura es extremadamente baja, sobre todo en invierno, puede ser que se tengan problemas en la circulación sanguínea, como exceso de colesterol o algún déficit vitamínico. En este caso, lo ideal es acudir al profesional y plantear una analítica para identificar posibles riesgos.

Fisuras o grietas en los pies

La sequedad de los pies puede dar lugar a grietas o fisuras que pueden ser muy dolorosas, lo que podría provocar que otras afecciones sí se infectaran. Uno de los motivos por los que puede aparecer es por falta de hierro o por tener diabetes. Pero lo que no se puede olvidar es una hidratación adecuada. 

 

Cómo aliviar los pies cansados durante la cuarentena

Aunque la sociedad esté en plena cuarentena, sin poder salir de casa más que para comprar comida, medicamentos, trabajar en lugares específicos y acudir a alguna urgencia médica, los problemas de salud siguen causando malestar en las personas, aunque estos no sean “graves”. A causa de que los pies siempre son los grandes olvidados, esas molestias que se tenían ahora pueden incrementarse o nacer nuevamente.

El problema es que ahora solo se puede acudir a un especialista si es por un problema urgente o grave, por lo nadie puede acudir a su centro de atención a solventar esos dolores o molestias que se padecen de vez en cuando y en muchos casos de manera crónica. Son tiempos complejos en los que muchas personas tienen que convivir con dolores, ya que no pueden acudir a su centro.

En este artículo se pretende dar algunos consejos generales para aliviar el dolor de pies simple, aquel que se tiene de manera crónica o que nace de trabajar mucho tiempo de pie, o por alguna sobrecarga al haber hecho alguna actividad deportiva en casa. No se pretende sustituir a un profesional, de hecho, si tienes duda llama a tu podólogo de confianza Elena García en Granada.

Desde casa no se pueden realizar tratamientos intensos, solo algo paliativo para mejorar la calidad de vida del usuario durante el encierro. Pues hay que tener en cuenta que la mayoría de las personas que están trabajando en la actualidad son personal sanitario, trabajadores de supermercados, de fábricas o repartidores. Casi todos ellos pasan muchas horas de pie, caminando o estáticos, en jornadas muy intensas, lo cual provoca muchos dolores, no solo físicos sino también emocionales, lo que aumenta la sobrecarga muscular.

Aliviar los pies cansados durante la cuarentena

Estos consejos son básicos y no sustituyen la atención de un profesional, pero sí pueden ayudar durante estas semanas de tensión en las que no se puede acudir a ninguna parte. Por ello, si te hallas en esta situación puedes seguir alguno de estos consejos para aliviar esa tensión y ese dolor que está siendo muy molesto, o también puedes realizarlo como un cuidado más de tus pies, para prevenir o disfrutar del momento:

Elevar los pies

Es un tópico, pero cuando se tienen los pies cansados, elevarlos cuando se está tumbado es una postura que favorece de manera considerable la circulación de la sangre y por lo tanto alivia el cansancio y la pesadez. Siempre que se note alguna molestia, es bueno descansar con ellos en alto, para así mejorar la presión y sentir una relajación mayor.

Baños en los pies

Los baños con alternancia entre frío y calor ayudan a aliviar el dolor. Tomar un par de barreños, llenarlos con agua tibia y agua fresca e ir introduciendo los pies poco a poco en ellos de manera alterna beneficia a la congestión de los pies. Si además le añadimos sal al agua que se utiliza el beneficio será aún mayor.

Masajes e hidratación de pies

Los masajes, mejor si te los puede aplicar un familiar, si no pues uno mismo debe ser el encargado. Para aliviar la planta de los pies es bueno masajearlas, así se conseguirá que se relajen las estructuras y se alivie el dolor.

Cómo dar un masaje:

  • Pasar los pulgares desde el talón hasta los dedos ejerciendo cierta presión.
  • Usar los nudillos para movilizar las articulaciones de los dedos.
  • Utilizar crema apta para pies para que el masaje sea placentero, pues el deslizamiento de manos es primordial para ello.
  • Y, al finalizar, aplicar un poco de crema específica para inflamaciones, de esa manera ayudará a disminuir el dolor y la inflamación.

Realizar estiramientos

En un artículo anterior se comentó cómo realizar ejercicios para fortalecer los pies, pues estos sirven también para mantenerlos activos y calientes. Acude a este post desde aquí, y podrás realizar unos buenos ejercicios de manera frecuente y sin necesidad de acudir a ningún centro, ya que con lo que haya en casa pueden hacerse sin problema alguno.

Si tus problemas son más serios y necesitas ayuda profesional, contacta con tu podólogo de confianza de manera telefónica y explica tu situación. Ellos te ayudarán.

¿Cómo afecta el coronavirus a los pies?

La situación extraordinaria que se está viviendo a causa del coronavirus es inédita para la gran mayoría de personas, dado que las consecuencias que están acaeciendo son muy complejas, tanto a nivel social como en todo lo relacionado con la salud, que es lo que más preocupa a la gente y a los especialistas en salud.

El coronavirus es un virus desconocido para todos que ha provocado serios problemas de salud en la población y ha desbordado todos los sistemas sanitarios. Uno de los grandes problemas que ha supuesto este virus es que no se conocían ni se conocen aún todos los síntomas que presentan las personas que están contagiadas, ya que hay algunas que son asintomáticas.

De hecho, recientemente el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos ha comenzado a explicar que se ha abierto un registro de posibles casos de coronavirus al detectar numerosos casos de personas contagiadas, sobre todo jóvenes y niños, que no presentaban la sintomatología habitual de fiebre y tos, sino que tenían pequeñas lesiones dermatológicas como erupciones en los pies.

Este nuevo síntoma o reflejo de la enfermedad ha sido descubierto hace relativamente poco tiempo, y es que, como es conocido, muchos niños y algunos jóvenes son considerados asintomáticos, es decir, que padecen el Covid-19 pero no presentan síntomas graves, por lo que son considerados muy peligrosos a la hora de la propagación.

Estas lesiones cutáneas aparecen en partes acras, en dedos de manos y pies, y recuerdan al eritema pernio y a la perniosis (sabañones). Y aunque es más frecuente en jóvenes y niños, también hay casos de adultos. Es por ello que el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos ha establecido un protocolo previo de estos casos para sus 7.500 profesionales para su tratamiento y actuación posterior.

Esto se debe a que, en distintos países, tales como España, Italia o Francia, se han observado numerosos casos que han despertado la atención de dermatólogos y podólogos, ya que se concentra esta sintomatología en aquellos más jóvenes y que por desgracia pueden llegar a pasar inadvertida.

Lesiones cutáneas por coronavirus

Estas lesiones cutáneas son de color púrpura, similares a la varicela o sarampión y los sabañones. Suelen verse en torno a los dedos de los pies. El problema es que aún no se puede hablar de evidencia científica debido al poco tiempo que se lleva tratando esta enfermedad, por ello ahora es el momento de comenzar a evaluarlas.

Hay que tener en cuenta de que los centros de podología como Elena García en Granada se encuentran cerrados y atienden solo urgencias, por lo que si tenéis alguna duda lo ideal es ponerse en contacto con ella y así poder evaluar la situación sin peligro, ya que poco a poco los centros que tengan material de aislamiento serán abiertos.

Además, se pretende transmitir un mensaje de tranquilidad a los padres o afectados, dada la benignidad de las lesiones, y solo recordar vigilar la aparición de los demás síntomas clínicos del Covid-19: tos, dificultad para respirar, fiebre, etc.

Protocolo médico a seguir

El Consejo de Colegios recomienda seguir el siguiente protocolo:

  • Se han detectado numerosos casos de presencia de eritemas en los pies (pequeñas zonas, inflamadas y enrojecida), sobre todo en la zona de los dedos, en pacientes que han dado positivo tras la prueba de una PCR. Estas rojeces aparecen de manera aislada o varias a la vez en la zona de los dedos de los pies.
  • Si se tiene noticia de que un paciente presenta estos síntomas cutáneos y no tiene una historia clínica previa de traumatismos, rozaduras, quemaduras o picaduras, se debe poner en contacto con el especialista y realizarse una prueba para que se evalúe todo de manera correcta. Es necesario evitar el alarmismo social.
  • Cuando se detecten estos casos por parte de los padres o de los familiares se debe mantener al menor en cuarentena, aislado y contactar con el servicio de salud de la ciudad de manera telefónica y además llamar a su podólogo de confianza para que le mande un tratamiento acorde, como podría ser un corticoide tópico. Además, es necesario llevar un control de la temperatura y tratar con tranquilidad la situación, ya que los niños no suelen agravarse mucho más, pues no presentan una sintomatología grave.

Consejos para tener los pies sanos durante la cuarentena

Los cuidados personales, y sobre todo aquellos relacionados con la salud, no deben olvidarse, aunque se esté afrontando una cuarentena. Como ya se ha mencionado en artículos anteriores, los pies suelen ser los grandes olvidados, y solo reciben atención cuando ya han sufrido demasiado o cuando llega el verano.

Durante estos días en los que la estancia en casa es obligatoria, es importante mantener elevados los cuidados personales para no sufrir serias consecuencias en la salud una vez finalice el estado de alarma. Si no es por una urgencia, lo mejor es no desplazarse a ningún lugar, pero siempre puedes llamar a tu podólogo de confianza como Elena García en Granada, y consultarle cualquier problema o duda que surja durante esta etapa.

Los profesionales de la salud están al “pie del cañón”, resolviendo dudas y atendiendo a sus pacientes a través de diferentes vías. Por ello, este artículo pretende asesorar a los usuarios en cómo deben cuidarse los pies durante estos días y la atención que deben recibir los pies para que no sufran de más estos días. Aunque muchos puedan pensar que ahora van a descansar, diferentes costumbres pueden hacer que se adquieran hábitos poco saludables debido a la relajación durante la cuarentena.

Consejos para mantener los pies sanos durante la cuarentena

Durante estas semanas es aconsejable ir adquiriendo nuevos hábitos que permitan conservar la salud de los pies mientras dure la cuarentena:

Andar descalzo

Se van a estar muchos días en casa, por lo que es normal que la mayoría utilice mucho las zapatillas de andar por casa o las chanclas. Pero es mejor no abusar de ellas y decantarse más por ir descalzo o solo con calcetines si el tiempo aun está algo frío. Ir descalzo es el medio más natural del ser humano y además es muy sano. Ahora es complejo ponerse los zapatos, pero será aconsejable si puede hacerse de vez en cuando para no deshabituar los pies.

Realizar ejercicios sencillos para fortalecer los pies

A continuación se enumeran algunos ejercicios que pueden realizarse para mantener los pies fuertes a pesar de pasar muchas horas sentado:

  • Subir y bajar escaleras: si se tiene esa posibilidad, ayudará a mantener los pies activos.
  • Ponerse de puntillas de manera repetitiva: esto fortalece la musculatura posterior de la pierna y activa la circulación.
  • Ejercicio con una toalla: sentarse en una silla, y colocar la toalla extendida en el suelo frente a la persona. Poner los dedos de un pie en el extremo de la toalla y arrugarlos, de forma que se vaya tirando de la toalla hacia uno mismo. Este ejercicio fortalece los músculos de la parte superior del pie y de los dedos. Si se desea dificultar la acción se puede colocar un pero (una caja de leche, por ejemplo) al final de la toalla.
  • Mantener el equilibrio con los pies descalzos a la pata coja, un minuto por cada pie.

Mantente activo

Es complicado debido a la situación, pero en ocasiones en casa se cuentan con bicicletas estáticas, elípticas o stepper, que pueden ayudar a mantener el cuerpo en movimiento durante algunos minutos al día. Permitirá liberar la carga tanto física como psíquica a la vez que se activa el sistema linfático, lo que previene la retención de líquidos, algo que suele reflejarse a menudo en los pies.

Hidratarlos

Los pies necesitan mimos, necesitan ser hidratados por una crema específica para ellos, seguir recibiendo los tratamientos antifúngicos que se les realizaba previamente y manteniendo las uñas cortadas para que tengan un crecimiento sano.

Es cierto que en ocasiones durante el encierro los usuarios pueden verse desanimados, y olvidan sus tareas de aseo o acicalamiento diario. Pero hay que saber que todo ello es necesario hacerlo por salud. El tiempo pasará y la vida continuará de una manera u otra, por ello es necesario seguir realizándose en los pies los mismos cuidados previos al encierro.

Cuida los pies de los más pequeños

Los niños también necesitan recibir cuidados. Muchos usan plantillas que deben seguir usando en la medida de lo posible estos días. Por ello, como adultos hay que seguir manteniéndoles cierta rutina, para que no pierdan sus progresos.

¿Por qué hay uñas descamadas?

Las uñas descamadas es algo que le ocurre a una gran parte de la población, ya sean hombres o mujeres. Esto afea mucho la estética de la mano y además se vuelve muy incómodo, dado que las uñas rotas se están enganchando todo el tiempo en los tejidos y demás objetos. Las causas por las que se descaman las uñas son varias.El estrés, la enfermedad, la alimentación o los problemas de tiroides son las más frecuentes, pero también suele ocurrir cuando las uñas pasan mucho tiempo en remojo y utilizando productos de limpieza. Estos productos de limpieza tienen quitagrasa. El pegamento que tienen las celulas de la uña para mantenerse unida es una grasa, si utilizamos quitagrasas, debilitamos la lámina ungueal. 

Esta afección o problema es más que nada incómodo, pero puede estar mostrando indicios de otra enfermedad encubierta. Por ello, es importante acudir a un profesional. Las uñas pueden descamarse en las manos, en los pies o en ambos, y uno debe estar pendiente y acudir a Podología Elena García si fuese necesario.

Se padezca o no esta afección es aconsejable que no se utilice un esmalte de uñas más de 6 dias días seguidos, para dejar descansar la uña y que así respire antes de volver a pintarlas. Por desgracia, esto cada vez sucede menos, pues en la actualidad las uñas de gel, de porcelana, las permanentes o las acrílicas hacen que los usuarios lleven la uña cubierta por productos químicos durante muchas semanas, meses e incluso años, algo que daña mucho a la uña a medio y largo plazo, lo que puede producir incluso enfermedades, dado que se quedan muy expuestas.

Las uñas no reciben muchos cuidados más allá de los puramente estéticos, y son unas grandes olvidadas, ya que no se atienden sus necesidades con regularidad, no se las cuida ni se las hidrata. De ese modo, desafortunadamente aparecen muchos hongos, sobre todo en la de los pies por este olvido tan frecuente.

Descamación de uñas: causas

Como se ha comentado anteriormente, la causa de la descamación de uñas pueden ser varias. Consulta a tu profesional de confianza si comienzas a notar los síntomas.

Falta de calcio

El origen de las uñas descamadas puede ser la falta de calcio. En este caso, hay que consultar a un especialista para que lo diagnostique y así poder aumentar la ingesta de alimentos con calcio, como la chía, las almendras, la leche o las espinacas.

A su vez, se recomienda evitar el consumo de gaseosas, mate, té o café porque no permiten una óptima absorción de este nutriente. Se aconseja cumplimentar esto con vitamina A, B y D.

Falta de hidratación

El origen también puede deberse a que el usuario tenga una hidratación baja, por lo que se recomienda consumir más fruta, líquidos y vegetales como el tomate, pues todo eso ayuda a mantener una buena hidratación corporal.

También es bueno hidratar las uñas, por ejemplo antes de dormir, con una crema o aceite apropiado para ellas; de esa manera, estarán más sanas y flexibles.

Morderse las uñas

Esto, obviamente, solo ocurre en las manos, ya que es muy habitual que aquellas personas que son más ansiosas recurran a morderse las uñas para aliviar las tensiones. Esto produce descamación pues están constantemente húmedas.

Por otro lado, morderse las uñas suele conllevar ciertos riesgos para la salud, que aunque no están relacionadas con este artículo es importante que sepan que no es nada saludable.

Ciertos tratamientos

Hay algunos tratamientos o prácticas estéticas que pueden dañar la salud de las uñas, como son:

  • La aplicación de uñas postizas.
  • La lima exagerada de estas, sobre todo en la capa superior.
  • Tratamientos dirigidos a corregir las hormonas hacen que se vuelvan muy delicadas.
  • Los quitaesmaltes químicos suelen ser en ocasiones muy agresivos, y dañan a las uñas y a la piel.
  • Dejar respirar las uñas entre pintada y pintada al menos tres días, para que respire y se desintoxique.

Detergentes o jabones

Otra causa externa puede ser el contacto con productos químicos a la hora de desinfectar. Hay que tener cuidado de no exponer mucho al organismo a estos elementos.

Tiroides

La tiroides es también una de las causas que puede desencadenar un problema en la dureza de las uñas. En este caso, es imprescindible acudir a un endocrino para que evalúe la situación y recete el tratamiento adecuado para ello, pues es una enfermedad de la que pueden derivar más problemas de salud difíciles de manejar.

Cosas que provocan olor de pies

La situación sanitaria por la que estamos pasando, nos obliga a convivir más con nuestra familia, y una de las cosas que nos puede preocupar  es el olor de pies, y es que les avergüenza descalzarse ante otras personas y estar en casa con zapatos es un poco incómodo. 

Esta problemática afecta a más personas de las que se imagina, ya que es algo que muchos sufren en silencio. Al contrario de lo que se pudiera pensar, el olor de pies no está asociado directamente con una falta de higiene.

La bromhidrosis, que es como se conoce técnicamente a este trastorno, aparece por la presencia de bacterias en el calzado y en los calcetines, ya que estas encuentra las condiciones de humedad que necesitan en el sudor de los pies. Por ello es muy común el olor en los pies, dado que allí existen más de 250 mil glándulas sudoríparas.

Además de las bacterias que habitan en los zapatos, zapatillas de deporte o en los calcetines, existen otros factores que pueden provocar la aparición del mal olor de pies, como pueden ser los cambios de metabolismo o las dietas basadas en el consumo diario o frecuente de alimentos procesados y ricos en grasas saturadas. También altera el olor la toma de medicamentos, las alteraciones hormonales y, en el caso de los más pequeños, su crecimiento.

Al contrario de lo que muchas personas pueden creer, el sudor no es el causante del mal olor de pies, que los pies suden no implica necesariamente que vayan a oler mal. La problemática es cuando existen bacterias que entran en contacto con las glándulas generadoras de sudor. Cuando estas no desaparecen y se quedan en el pie, es cuando comienza a aparecer el mal olor.

Causas del olor de pies

Las causas del olor de pies pueden ser varias y muy diferentes a lo que la cultura popular ha pensado siempre. A continuación, se detallarán las que más frecuentemente suelen originar este olor tan molesto para el que lo posee y para los que viven a su alrededor:

  • Cambios hormonales: durante la pubertad y la adolescencia, se presentan cambios hormonales muy importantes. Es un proceso de regulación en el que las hormonas dan lugar a “desechos”, los cuales se eliminan por diferentes vías, entre ellas, las glándulas sudoríparas de los pies.
  • La alimentación: los alimentos como el ajo, la cebolla, las salsas, las especias fuertes y los ultraprocesados, son algunos de los alimentos que más se desaconseja si se padece de olor de pies, dado que lo potencian. Estos al degradarse dan lugar a moléculas odoríferas que se expulsan a través del sudor.
  • El estrés: hay épocas en la que el estrés y la ansiedad dominan el día a día de las personas. A causa de esto, el cuerpo elimina una cantidad enorme de hormonas que estimulan las glándulas del sudor.
  • Infección por hongos: el pie de atleta es una de las infecciones más comunes provocadas por el contagio de hongos en deportistas, ya que exponen muchos sus pies. La causa principal por la que se reproducen los hongos es la acumulación de humedad en el calzado.
  • El calzado también afecta: es mejor apostar siempre por calcetines transpirables y 100% de algodón. Lo mismo se aplica para el calzado
  • Cambios de metabolismo: cuando el exceso de sudoración que produce el cuerpo no viene marcado por una alta actividad deportiva ni por episodios de estrés, es importante descartar otras patologías que estén alterando el metabolismo. Puede haber un problema en la tiroides, por lo que se deberá acudir a un especialista para ello, más allá de consultar a tu podólogo de confianza, como los de Podología Elena García.
  • La ingesta de medicamentos: determinados medicamentos farmacológicos, como los antidepresivos, pueden producir y aumentar el olor de los pies y la sudoración. Es un factor que debe tenerse en cuenta.
  • El tabaco: el tabaco o el alcohol son sustancias que provocan la sudoración a mayor escala, por lo que también influye en el olor de los pies. Sus efectos vasodilatadores provocan que el organismo aumente sus niveles de sudoración habituales.

Sea cual sea la causa, si tienes este problema es mejor que acudas a un podólogo de confianza como los de Podología Elena García, ellos analizarán tu problemática, realizarán las pruebas pertinentes y te derivarán a otro profesional si fuese necesario. La salud es muy importante, de olor de pies nadie se muere, pero esto puede llegar a provocar serios problemas emocionales.

Qué son las cosquillas en los pies

Corren tiempos difíciles para la salud. Por ello, se pretende tratar un tema de mucha curiosidad y que quizás algunos no sabían, y es el tema de las cosquillas en los pies. La cosquilla es una excitación nerviosa que va a acompañada de una risa involuntaria, y que cada persona experimenta en diferentes partes del cuerpo, como las axilas, el cuello, las costillas, los pies o la espalda, cuando es tocada suavemente.

Como muchos ya saben, la planta de los pies es la zona del cuerpo donde se localizan el mayor número de terminaciones nerviosas por centímetro cuadrado, por lo que no es de extrañar que sea tan frecuente que todo el mundo tenga cosquillas en los pies. Un dato curioso, y que pocas personas conocen, es que es más usual sentir más cosquillas en el pie derecho que en el pie izquierdo. Esto se debe a que el hemisferio izquierdo, que es el que gestiona y siente todo lo que ocurre en el derecho, está más vinculado con las emociones positivas, como es, en este caso, la risa.

Hay que tener en cuenta que aunque no todos tienen cosquillas en los pies, todo el mundo siente una estimulación especial, ya sea más neutra, positiva o negativa, cuando se los acaricia.

Tipo de cosquillas en los pies

Se analizarán a continuación los diferentes tipos de cosquillas que hay en los pies  y por qué no para todos son igual de intensas o agradables.

Cosquillas knismesis

Las cosquillas del tipo knismesis no inducen risa, por lo que no son muy agradables, más bien aportan una sensación de picor, que es provocada por un ligero roce en las zonas más sensibles del cuerpo. Es un mecanismo de defensa corporal, ya que cuando pequeños insectos rozan la piel esta genera en el cuerpo una respuesta de alerta y hace que la persona aparte rápidamente aquello que le está perturbando.

Cosquillas gargalesis

Las cosquillas de tipo gargalesis se provocan cuando se realizan cosquillas de manera enérgica, aumentando la presión sobre las distintas zonas sensibles, lo que produce una risa exagerada en el receptor. Estas cosquillas inicialmente generan una sensación de placer, pues se libera un neurotransmisor llamado dopamina que activa el cerebro y lo relaja, lo que provoca carcajadas involuntarias y sensación de felicidad.

Esto no debe tomarse a la ligera. Aunque las cosquillas sean algo común y frecuente en todos, lo cierto es que tener una excesiva sensibilidad a las cosquillas se denomina hipergargalestesia, y los expertos lo consideran un trastorno nervioso leve.

Cosquillas en los pies: ¿placenteras?

Muchas personas sufren cuando les hacen cosquillas en los pies, pues no son divertidas para todos. De hecho, se han utilizado como métodos de tortura. Cuando se hacen cosquillas de forma prolongada en una zona, el cuerpo pierde el control de sí mismo, entra en tensión, ansiedad y estrés, lo que llega a provocar sensación de fatiga y una angustia que puede ser dolorosa para la persona si esta no se finaliza a tiempo.

¿Cosquillas a uno mismo?

Una de las claves que tienen las cosquillas es que estas deben tener un factor sorpresa para que hagan reír. Se puede acariciar a uno mismo y obtener una sensación agradable y placentera, pero no del mismo modo de lo que ocurre cuando es otra persona quien las realiza, ya que con las cosquillas a uno mismo el cerebro sabe lo que va a ocurrir y regula la intensidad de los movimientos.

Los profesionales de la Podología, como Elena García en Granada, recuerdan que no es lo mismo sentir un hormigueo prolongado en los pies, que casi se convierte en adormecimiento, que cosquillas puntuales provocadas por elementos externos. Si ese adormecimiento persiste es necesario acudir a un especialista para que realice un diagnóstico precoz.

Y es que no es lo mismo sufrir o disfrutar las cosquillas o las caricias que padecer de manera frecuente parestesias en los pies u otras zonas del cuerpo, pues esas “cosquillas” no son nada agradables, dificultan la acción habitual del usuario y pueden llegar a agravarse. Ya tenemos en el blog un artículo que habla de ello, pincha aquí si estás interesado en leerlo, para que puedas ver de manera clara las diferencias entre unas cosquillas y otras.

 

×

Por favor.

Haga clic en nuestro asesor para chatear en WhatsApp

× WhatsApp