Warning: Declaration of YOOtheme\Theme\Wordpress\MenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/antonihouses/webapps/podologia/wp-content/themes/yootheme/vendor/yootheme/theme/platforms/wordpress/src/Wordpress/MenuWalker.php on line 8

958 261 921

/

info@podologiaelenagarcia.com

Etiqueta: granada

Pie diabético

Su causa de debe a la aparición de diversas complicaciones que derivan de la Diabetes. Estas complicaciones suponen la pérdida d la sensibilidad en el pie, la cual conlleva a traumatismos, sequedad extrema y al desarrollo de heridas que la persona no detecta precozmente e impide una adecuada cicatrización.

Se trata de un pie de riesgo (aquel que sin presentar ninguna lesión, es susceptible de padecerla). Por lo que se recomienda recurrir al podólogo/a periódicamente.

Micosis (Hongos)

Las infecciones por hongos son muy frecuentes en adultos y aún más en ancianos, éstas pueden afectar únicamente a las uñas (onicomicosis) o al pie en general (pie de atleta).

Cuando se afectan las uñas, aparecen manchas amarillo-blanquecinas, la uña se vuelve débil y puede aparecer mal olor. A medida que el hongo va invadiendo la uña, la infección se va extendiendo a capas más profundas.

Cuando afecta a los pies en general, puede aparecer picor intenso y enrojecimiento, principalmente en las áreas más cálidas y húmedas del pie (entre los dedos y talones) en las que el hongo prospera y crece rápidamente.

Sus causas están relacionadas con la transmisión en zonas húmedas públicas (piscinas, duchas), excesos de humedad por un mal secado, microtraumatismos continuos en las uñas con el calzado ajustado, uso frecuente de esmaltes de uñas que impiden la transpiración de éstas o uso de calzado y calcetines de materiales no transpirables.

Podología infantil

Es importante observar el desarrollo del niño, ya que nos permite hacer un diagnóstico y tratamiento precoz, para  la prevención  de patologías en un futuro.

Consúltenos si observa que su hijo/a:

Camina de forma extraña (mete o saca las punteras, vuelca los pies hacia adentro o hacia fuera, cojea…)

Las rodillas las tiene desviadas, (normalmente en X)

Tropieza, pierde el equilibrio o cae con frecuencia.

Se cansa o no tiene ganas de andar.

Presenta rozaduras, ampollas, callosidades u otras lesiones en la piel y uñas de los pies

Desgasta es calzado de forma irregular.

Se le clavan las uñas.

Tiene dolores en pie, piernas o cadera.