958 261 921 – 659 69 40 70 (WhatsApp)
|
info@podologiaelenagarcia.com

Etiqueta: podología elena garcía

¿Piscinas, playas, parques acuáticos, afectan a la salud de los pies?

Durante el verano, las piscinas, playas y los parques acuáticos se convierten en nuestros aliados para refrescarnos, pero también pueden ser un foco de infecciones para nuestros pies. Algunas de las infecciones más comunes incluyen:

1️⃣Hongos en las uñas (Onicomicosis): Estas infecciones micóticas afectan las uñas y pueden cambiar su crecimiento y forma1.
2️⃣Pie de atleta (Tinea pedis): Causado por hongos, provoca picazón, enrojecimiento y descamación entre los dedos y en la planta del pie.
3️⃣Verrugas plantares (Papilomas): Son causadas por el virus del papiloma humano (VPH) y aparecen como pequeñas protuberancias en la planta del pie.
4️⃣Infecciones bacterianas: Pueden surgir debido al contacto con agua contaminada, teniendo previamente alguna pequeña herida.

Mantén tus pies secos y evita caminar descalzo en áreas húmedas.

 

⚠️Para prevenir estas infecciones:

No compartas calzado ni toallas con otros usuarios.
Camina con chanclas hasta el borde de la piscina.
Sécala bien los pies, especialmente entre los dedos.
Lava las chanclas en casa para mantenerlas limpias y desinfectadas.
Recuerda consultar a tu podólogo ante cualquier lesión sospechosa. 🏊‍♂️👣

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

¿Sabes que tener unos pies fuertes es muy beneficioso?

El core de los pies se refiere a la musculatura y las articulaciones que proporcionan estabilidad a los pies. Es un concepto similar al core lumbo-pélvico, que incluye los músculos pequeños de la región del tronco. En el caso de los pies, los músculos intrínsecos juegan un papel crucial en la estabilidad y la flexibilidad necesarias para adaptarse a las diferentes demandas durante la marcha o la carrera.

 

La forma en que el core de los pies afecta la pisada es significativa. Una pisada adecuada requiere que el pie sea capaz de adaptarse a las superficies, absorber impactos y proporcionar una base estable para el movimiento. Si los músculos del core del pie no funcionan correctamente, puede haber un impacto negativo en la pisada, lo que a su vez puede llevar a una distribución desequilibrada del peso y aumentar el riesgo de lesiones en los pies, rodillas, caderas y espalda baja.

Con lo que se puede decir que;

 

Mejoran la estabilidad y equilibrio: Unos pies fuertes mejoran la estabilidad y el equilibrio en todas las actividades diarias. Esto es esencial para prevenir caídas y lesiones.

 

Previenen lesiones: Fortalecer los músculos y ligamentos del pie reduce el riesgo de lesiones. Además, protege los tejidos blandos y absorbe impactos.

Mejora de la circulación sanguínea: Al ejercitar los pies, favorecemos la circulación, lo que contribuye a una mejor salud general.

 

Reducen dolores y molestias: El fortalecimiento de los pies ayuda a prevenir y aliviar dolores, como los causados por calzado inadecuado o exceso de actividad física.

Generan un mejor rendimiento físico: No importa si eres corredor, bailarín o simplemente quieres estar activo. Unos pies fuertes mejoran la eficiencia y la técnica en cualquier actividad física.

En resumen, cuidar y fortalecer nuestros pies es esencial para una vida activa y saludable. ¡No los descuidemos! 🦶🏼

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

¿Cómo se activa la bomba venosa de los pies?

Para activar la bomba venosa en los pies y mejorar la circulación, hay varios ejercicios sencillos y efectivos que puedes realizar. 

 

🔷️Ejercicios en posición sentada;

1️⃣Movimientos de dedos: Simula coger una toalla con los dedos de los pies.

2️⃣Flexión y extensión de tobillos: Realiza movimientos circulares en ambos sentidos.

3️⃣Estiramiento de rodillas: Alterna estirando una rodilla y luego la otra, manteniendo cada una unos segundos arriba antes de bajarla.

4️⃣Flexión de cadera: Con la rodilla en flexión, lleva la rodilla al pecho y bájala.

 

🔷️Ejercicios en posición tumbada:

1️⃣Elevación de pelvis: Boca arriba con las rodillas dobladas, eleva la pelvis contrayendo los glúteos y mantén unos segundos antes de bajar despacio.

2️⃣Elevaciones de piernas: Con las piernas estiradas, eleva una pierna y realiza movimientos de flexión, extensión y circulares del tobillo antes de bajarla despacio.

 

🔷️Ejercicios de pie:

1️⃣ Ponerse de puntillas: Mantente estático y sube a las puntillas varias veces.

2️⃣ Caminar sobre los talones: Realiza este movimiento unos minutos.

3️⃣ Caminar sobre las puntillas: Alterna con caminar sobre los talones.

 

Estos ejercicios ayudan a activar la musculatura de la pantorrilla, favoreciendo así la activación del retorno venoso. 

Además, actividades como caminar, nadar o andar en bicicleta también son muy beneficiosas para la circulación en general.

 

Recuerda que es importante realizar estos ejercicios regularmente y mantener una buena hidratación para optimizar la circulación sanguínea. Si tienes alguna condición médica, consulta con tu médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

¿Tienes dolor de articulaciones? ¿Tienes artritis reumática? Esto te interesa…

El pie reumático es una afección crónica que afecta las articulaciones y puede extenderse a cualquier parte del cuerpo. En este caso, nos centraremos en la zona del pie.

 

  1. ¿Qué es el pie reumático?

   – El pie reumático es una enfermedad crónica que provoca desgaste en las articulaciones y afecta los tejidos cercanos a las articulaciones afectadas. Puede extenderse a otras partes del cuerpo.

   – Los síntomas no aparecen todos a la vez, sino de forma progresiva.

 

  1. Síntomas del pie reumático:

   – Dolor en el pie: Es más agudo al inicio del día o después de actividades que requieren estar de pie o caminar largas distancias.

   –  Inflamación: Una característica común.

   –  Deformidad articular: Con el tiempo, las articulaciones se deforman.

   – Rigidez articular: Debido a los cambios en las estructuras óseas y articulares.

   – Callosidades: Frecuentes en los pies.

   – Uñas encarnadas: Debido a la deformidad causada por el pie reumático.

 

  1. Tratamiento y consejos:

   – Tratamiento podológico: Un podólogo puede ayudar a manejar los síntomas y prevenir daños adicionales.

   – Consejos para aliviar molestias:

     – Hidratación: Beber suficiente agua.

     – Descanso: Evitar actividades prolongadas de pie.

     – Calzado adecuado: Usar zapatos cómodos y bien ajustados al empeine, preferiblemente con cordones.

     – Cuidado de la piel:  Mantener la piel hidratada y evitar heridas.

     – Seguimiento médico: Consultar con un especialista para un tratamiento adecuado.

 

Recuerda que el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir daños irreversibles en las articulaciones.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

Cómo se forma el hallux rigidus

El hallux rigidus es una afección médica que afecta la articulación del dedo gordo del pie, también conocida como articulación metatarsofalángica. Se caracteriza por la rigidez y la limitación del movimiento en esta articulación, lo que puede causar dolor y dificultad para caminar o realizar actividades que requieren flexión del dedo gordo.

Las causas del hallux rigidus pueden variar pero generalmente se deben a la degeneración del cartílago en la articulación debido al desgaste crónico, el envejecimiento, lesiones o deformidades estructurales del pie. También puede estar asociado con enfermedades como la artritis reumatoide o la gota.

Cómo se forma el hallux rigidus

El hallux rigidus se produce principalmente debido a la degeneración del cartílago en la articulación metatarsofalángica del dedo gordo del pie. Esta degeneración puede ocurrir debido a varias razones, entre las que se incluyen:

  1. Desgaste crónico: El uso excesivo y repetitivo de la articulación del dedo gordo del pie, como en actividades deportivas de alto impacto o profesiones que requieren movimientos repetitivos del pie, puede causar desgaste gradual del cartílago.
  2. Traumatismo: Lesiones agudas o traumas en la articulación pueden dañar el cartílago y provocar el desarrollo de hallux rigidus. Estos traumatismos pueden incluir fracturas, esguinces o luxaciones.
  3. Anomalías estructurales del pie: Algunas personas pueden tener una predisposición genética a desarrollar hallux rigidus debido a la estructura anormal de su pie. Por ejemplo, una articulación metatarsofalángica anormalmente prominente o una predisposición a la osteoartritis pueden aumentar el riesgo.
  4. Enfermedades articulares: Condiciones como la artritis reumatoide, la gota y otras formas de artritis inflamatoria pueden contribuir al desarrollo de hallux rigidus.

A medida que el cartílago se degenera, los huesos subyacentes pueden rozar entre sí, lo que provoca la formación de crecimientos óseos llamados osteofitos o «espolones». Estos osteofitos pueden limitar aún más el movimiento de la articulación, causando rigidez y dolor.

Síntomas del hallux rigidus

Los síntomas del hallux rigidus pueden variar de una persona a otra, pero generalmente incluyen los siguientes:

  1. Dolor: Este es uno de los síntomas más comunes del hallux rigidus. Puede ser leve al principio y aumentar gradualmente a medida que la condición progresa. El dolor suele ser localizado en la base del dedo gordo del pie, en la articulación metatarsofalángica.
  2. Rigidez: La rigidez es otro síntoma característico del hallux rigidus. La articulación del dedo gordo del pie puede volverse rígida y limitar el rango de movimiento. Al principio, la rigidez puede ser más evidente después de períodos de inactividad, como al despertar por la mañana o después de un período prolongado de estar sentado.
  3. Dificultad para caminar: A medida que el hallux rigidus progresa, la rigidez y el dolor pueden dificultar la capacidad para caminar correctamente. Puede haber dificultad para empujar el pie desde los dedos al caminar, lo que puede alterar la marcha y provocar cojera.
  4. Hinchazón e inflamación: En algunos casos, la articulación puede hincharse y volverse sensible al tacto. Esto suele estar asociado con la presencia de inflamación en la articulación.
  5. Limitación de actividades: El hallux rigidus puede afectar la capacidad para participar en actividades físicas que requieren flexión del dedo gordo del pie, como correr, saltar o agacharse. La limitación de estas actividades puede tener un impacto en la calidad de vida y en la capacidad para realizar actividades diarias normales.

Tratamiento hallux rigidus

En cuanto al tratamiento del hallux rigidus, existen varias opciones disponibles y la elección depende de la gravedad de los síntomas y la progresión de la enfermedad. Algunas opciones de tratamiento comunes son:

  1. Medicamentos: Los analgésicos de venta libre como el paracetamol o los antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación asociada al hallux rigidus. En casos más graves, se pueden recetar medicamentos más fuertes o inyecciones de corticosteroides para el alivio del dolor.
  2. Terapia física: Los ejercicios de fisioterapia y estiramientos específicos pueden ayudar a mantener la flexibilidad y fortalecer los músculos y ligamentos alrededor de la articulación afectada.
  3. Ortesis: El uso de plantillas ortopédicas, soportes o calzado especializado puede proporcionar apoyo adicional al pie y reducir la presión sobre la articulación afectada.
  4. Infiltraciones de ácido hialurónico: Se pueden administrar inyecciones de ácido hialurónico en la articulación para lubricarla y mejorar la movilidad.
  5. Cirugía: En casos graves en los que otros tratamientos no han tenido éxito, la cirugía puede ser considerada. Hay diferentes opciones quirúrgicas que van desde procedimientos mínimamente invasivos hasta la fusión articular o incluso la sustitución total de la articulación.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

Cómo tratar la psoriasis en los pies

La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de parches de piel enrojecida y escamosa que a menudo causan picazón y dolor. Estos parches aparecen en cualquier parte del cuerpo, pero son más comunes en el cuero cabelludo, los codos, las rodillas y la parte inferior de la espalda.

Esta patología suele aparecer cuando el sistema inmunitario del cuerpo envía señales incorrectas que hacen que las células de la piel crezcan demasiado rápido. En una persona sana, las células de la piel se renuevan cada 28-30 días, pero en una persona con psoriasis, este proceso se acelera y las células de la piel se renuevan cada 3-4 días. Este crecimiento acelerado de las células de la piel provoca la formación de parches rojos y escamosos en la piel. Obviamente, no es una enfermedad contagiosa, pero tampoco se puede curar, aunque sí tiene varios tratamientos que ayudan a reducir los síntomas y controlar la enfermedad.

La psoriasis también afecta a los pies

Aunque los pies no suelen estar entre las zonas más usuales donde se desarrolla la psoriasis, es cierto que hay personas que lo padecen. Por desgracia, es una zona muy incómoda, pues suele estar tapada y recibe pocas atenciones.

Sintomatología

Los síntomas de la psoriasis en los pies pueden variar dependiendo de la gravedad y extensión de la enfermedad, pero algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  1. Parches rojos y escamosos: estos parches pueden aparecer en cualquier parte del pie, incluyendo la planta, los talones, los dedos y los costados del pie.
  2. Descamación: la piel afectada por la psoriasis en los pies se puede escapar y desprenderse, lo que puede provocar picazón y dolor.
  3. Dolor: algunos pacientes con psoriasis en los pies pueden experimentar dolor, especialmente si la piel está muy agrietada o inflamada.
  4. Fisuras en la piel: la piel afectada por la psoriasis en los pies puede agrietarse y formar fisuras, lo que puede hacer que caminar o estar de pie sea doloroso.
  5. Engrosamiento de las uñas: en algunos casos, la psoriasis en los pies puede causar engrosamiento y decoloración de las uñas de los pies.

Es importante destacar que esta enfermedad en los pies puede ser difícil de tratar debido a la humedad y el calor que se encuentran en esta área del cuerpo. Por lo tanto, es relevante trabajar con un especialista como los que hay en nuestra clínica de Podología Elena García en Granada, especialista en piel para determinar el mejor tratamiento para su caso específico.

Tratamiento para la psoriasis

Los tratamientos para la psoriasis en los pies pueden variar dependiendo de la gravedad y extensión de la enfermedad, pero algunos de los tratamientos más comunes incluyen:

  1. Cremas y ungüentos tópicos: los corticosteroides y otros medicamentos tópicos pueden ser útiles para reducir la inflamación, la picazón y la descamación en los pies afectados por la psoriasis.
  2. Fototerapia: la exposición a la luz ultravioleta puede ayudar a reducir la inflamación y la descamación en la piel afectada por la psoriasis. La fototerapia se puede realizar en un consultorio médico o en casa con un dispositivo de fototerapia recetado.
  3. Medicamentos sistémicos: en casos graves de psoriasis en los pies, se pueden recetar medicamentos sistémicos, como metotrexato o ciclosporina, para reducir la inflamación y mejorar los síntomas.
  4. Baños de sales Epsom: sumergir los pies en agua tibia con sales Epsom puede ayudar a reducir la inflamación y la picazón asociadas con la psoriasis en los pies.
  5. Mantener los pies secos y limpios: mantener los pies limpios y secos es importante para prevenir la infección en la piel agrietada y reducir la inflamación. Se recomienda usar zapatos transpirables y calcetines de algodón para mantener los pies secos.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

¿Qué son los pies planos en niños o adultos?

En la infancia es donde se desarrolla o manifiesta diferentes afecciones en los pies, pero también es la mejor etapa para poder tratarlos. Como siempre decimos los primeros años de vida son clave para curar, luego lo único que podemos hacer es paliar. Si tienes un bebe y este está empezando a caminar, llévalo al podólogo para una revisión, de esta forma se detectará a tiempo cualquier malformación que pueda desarrollar en la pisada.

¿Qué son los pies planos en niños o adultos?

Una de las patologías más comunes es tener los pies planos en niños, y aunque es doloroso o incómodo se puede tratar. Podríamos definirlo de la siguiente forma:

Tener los pies planos significa que la persona tiene una disminución en la altura del arco del pie, lo que hace que el pie parezca más plano en comparación con un pie con un arco normal. En los pies planos, el arco del pie toca el suelo completamente o casi completamente, lo que puede dar como resultado una mayor superficie de contacto del pie con el suelo al caminar o estar de pie.

Esta condición también se conoce como pie plano o pie plano flexible y es usual en bebés y niños pequeños, ya que el arco del pie se desarrolla gradualmente durante los primeros años de vida. En algunos casos, los pies planos pueden persistir en la edad adulta y pueden ser causados por una variedad de factores, como la genética, el exceso de peso, lesiones o ciertas afecciones médicas.

En general, los pies planos no causan problemas o síntomas y muchas personas con pies planos no necesitan tratamiento. Sin embargo, en algunos casos, los pies planos pueden causar dolor en los pies, las piernas o la espalda, o pueden contribuir a la aparición de otras afecciones como fascitis plantar o tendinitis. En estos casos, se pueden recomendar ejercicios de fortalecimiento, uso de calzado adecuado o plantillas para ayudar a mejorar la postura y reducir el dolor.

Tratamientos para piel planos en niños y adultos

A continuación, se presentan algunos tratamientos que pueden ayudar a tratar los pies planos y conseguir así una mejor calidad de vida tanto en niños como en adultos:

  • Ejercicios de fortalecimiento: Ejercicios como levantamiento de talones, levantamiento de dedos del pie y estiramientos del tendón de Aquiles pueden ayudar a fortalecer los músculos de los pies y mejorar el arco.
  • Plantillas a medida: Las plantillas o soportes para el arco pueden proporcionar un soporte adicional para el pie y mejorar la distribución del peso.
  • Calzado adecuado: Los zapatos con soporte para el arco ayudan a mejorar la postura y distribución del peso. Se recomienda buscar zapatos con un soporte para el arco y una suela firme.
  • Pérdida de peso: Si se padece de sobrepeso u obesidad, bajar algunos kilos puede reducir la carga sobre los pies y mejorar la postura.
  • Tratamiento: Si los pies planos causan dolor y limitaciones en la actividad diaria, el médico puede recomendar fisioterapia, inyecciones de esteroides o cirugía. Estas últimas son para casos muy concretos dado que son terapias mucho más invasivas que las anteriores.

Es importante consultar con un especialista y hacerse un estudio de la pisada antes de comenzar cualquier tratamiento. Ellos pueden evaluar la gravedad de los pies planos y recomendar qué tipo de terapia o remedio se adaptaría mejor a la disfuncionalidad que posee el paciente.

Calzado y plantilla

En consulta solemos responder mucho a la cuestión de qué calzado es necesario para llevar plantillas. Lo cierto es que los modelos suelen ser un poco limitados, pues estos deben ser cerrados y con una buena sujeción al tobillo.

En verano esto se complica, pero hay zapatos que se pueden adaptar a ambas circunstancias. Aun así, como siempre decimos por no llevar plantillas puestas días puntuales no pasa nada.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

 

Cómo cuidar los pies para poder hacer senderismo

Cuidar los pies para poder hacer senderismo sin sufrir daños es muy importante, dado que la montaña es un territorio complejo. Cuando se trata de ir a la montaña, los pies son la principal herramienta y deben tener un mantenimiento adecuado para salir sanos y salvos de la travesía. Aunque pienses que el sendero que vas a realizar es sencillo, la montaña puede ser un poco traicionera, de ahí que tomar todas las precauciones es importante.

Cuando paseamos por la montaña los pies son los que más sufren debido a la multitud de impactos y peso que soportan. Durante estos paseos lidiar con dolores o heridas en los pies no es buena señal, pues se hará insoportable el paseo. Por ello es primordial cuidar los pies antes de empezar el camino, pues será la única forma de prevenir daños.

Cómo cuidar los pies para poder hacer senderismo

A continuación daremos una serie de consejos para poder cuidar los pies antes de comenzar a hacer senderismo. Tanto si eres un habitual de este deporte como un aficionado, necesitarás llevar a cabo una rutina para poder mantener sano los pies en la montaña.

Preparar los pies previo a salir

Prevenir antes que curar es la clave, por ello es importante llevar una correcta higiene y unos cuidados apropiados en los pies para que no salgan heridas. Lavarse con agua templada y jabón, y después secarlos de manera minuciosa por todas partes para evitar la aparición de hongos.

Una vez que los pies estén bien secos, podrás aplicar una fina capa de vaselina en aquellas zonas que son problemáticas. Están son en las que suelen aparecer ampollas o rozaduras como los talones o los laterales de los dedos. Ten siempre las uñas bien cortadas.. Si no sabes hacerlo acude a tu podólogo de confianza como los que encontrarás en nuestra clínica de podología Elena García en Granada.

Una forma de prevenir la aparición de ampollas es tener los pies siempre bien hidratados, así evitaremos la fricción. Deben ser cremas específicas y de esta forma también detectaremos si tenemos alguna dureza para ir a tratarla y eliminarla lo mejor posible.

Calcetines específicos

La elección correcta de calcetines será clave para poder cuidar tus pies de forma correcta durante la caminata. Los calcetines se deben adaptar bien al pie, sin que hagan pliegues, ni queden grandes ni pequeños. Hay calcetines técnicos de telas sintéticas que ayudan a transpirar y no se acumule la humedad.

Calzado adecuado al terreno

En función de la actividad que vamos a realizar y de cómo sea el terreno deberemos escoger un tipo u otro de calzado. La salud de tus pies y de tu tobillo dependerá de llevar zapatillas o botas. Acude a tiendas específicas y pregunta a los profesionales si tienes dudas, pero de nada sirve que lleves los pies muy bien hidratados si luego llevas zapatillas de runner para subir una montaña escarpada.

Sobre todo nunca vayas a la montaña con zapatos nuevos, es mejor que las hayas usado previamente para poder adaptarlo a tus pies. Llévalas a excursiones cortas o a paseos cerca de casa, de esta forma evitarás pasar un mal rato durante la escapada, pues no hay nada que haga más daño que calzado nuevo.

Atiende al dolor

Las rozaduras pueden convertirse en una hería mucho mayor si no se les presta especial atención. Párate durante el camino, cúrate la herida con un pequeño kit que debes llevar siempre a mano. Busca una forma de modificar el calcetín o el zapato para poder continuar la marcha sin sufrir males mayores.

Lleva repuestos

Siempre debes tener en la mochila unos calcetines de repuesto para poder cambiarlos cuando los pies están húmedos, rotos o te estén lastimando. No supone esfuerzo y podría salvarte de una mala experiencia durante la actividad.

Prepara un kit de primeros auxilios

Como hemos comentado en párrafos anteriores, llevar siempre con uno mismo un pequeño botiquín con las herramientas necesarias para poder curar una herida. Gasas, vendas, apósitos, desinfectante, tijeras, etc. Todo esto nos ayudará a solventar cualquier problemática, ya sea propia o de algún compañero de aventura.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

Cómo afecta fumar tabaco a los pies

Somos conscientes desde hace ya varias décadas que fumar es una adicción muy dañina para la salud, pero que por desgracia está muy extendida. El tabaco no solo afecta a la salud de los pulmones, sino también de otros órganos y partes del cuerpo. De hecho, es uno de los principales factores de riesgo para padecer enfermedades crónico y alteraciones. En esta ocasión, vamos a hablar de cómo el tabaco afecta a los pies de manera muy negativa.

En ocasiones, en nuestra consulta de Podología Elena García en Granada, vemos cómo algunos problemas o enfermedades de los pies se ven agravados porque el paciente es fumador. De ahí, que siempre recomendamos en consulta a nuestros pacientes que intenten dejar de fumar,

El tabaco es muy adictivo y puede ser perjudicial para la salud. Es la principal causa evitable de enfermedad y muerte en todo el mundo y es responsable de una amplia variedad de enfermedades graves, como enfermedad cardíaca, cáncer y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La nicotina es una droga presente en el tabaco y es la principal razón por la cual fumar es adictivo. La nicotina es una sustancia química que estimula el cerebro y puede proporcionar una sensación temporal de relajación y placer. Sin embargo, a medida que el cuerpo se acostumbra a tener nicotina, se vuelve cada vez más dependiente de ella para funcionar normalmente.

 

Cómo afecta fumar tabaco a los pies

Como hemos comentado, fumar tabaco puede afectar la salud de los pies de varias formas:

  • Aumenta el riesgo de enfermedad vascular periférica (PVD): fumar puede dañar las arterias y aumentar el riesgo de enfermedad vascular periférica, una afección que puede llevar a dolor en las piernas y problemas de circulación.
  • Al dañar a las arterias reduce el flujo sanguíneo, a los pies llega menos sangre, lo que retrasa la curación de heridas y aumenta  el riesgo de infecciones.
  • Aumenta el riesgo de úlceras. 
  • Puede afectar la sensibilidad en los pies:la perdida de riego sanguíneo puede llegar a dañar los nervios de los pies, lo que puede afectar la sensibilidad y dificultar la detección de lesiones o problemas.

Fumar tabaco es perjudicial para la salud en general y puede aumentar el riesgo de muchas enfermedades graves, como enfermedad cardíaca y cáncer. Si fuma, es importante tratar de dejar de fumar para mejorar su salud y la de sus pies.

Qué es un heloma nicotínico

Un heloma nicotínico es un tipo de crecimiento de tejido duro y endurecido que se desarrolla en la piel como resultado del uso prolongado de tabaco. Los helomas nicotínicos suelen aparecer en la planta de los pies, aunque algunas veces aparece en los dedos. Son más comunes en personas que fuman cigarros, pero también pueden aparecer en personas que chupan tabaco.

Es una acumulación de sustancias químicas tóxicas del tabaco en la piel y a medida que se acumulan estas sustancias, la piel se endurece y se vuelve más gruesa, lo que puede llevar a la formación de un crecimiento de tejido duro. Los helomas nicotínicos suelen ser dolorosos y pueden ser difíciles de tratar, especialmente si no se deja de fumar.

Es crucial dejar de fumar y evitar la utilización de productos de tabaco. Si ya tiene un heloma nicotínico, es necesario hablar con un profesional para obtener tratamiento y consejos sobre cómo manejar el crecimiento de tejido duro. Es la única forma de tratarlo, pues por sí solo no desaparecerá y mucho menos si se sigue consumiendo tabaco.

 

Síguenos en Facebook.

Mas artículos en el blog.

×

Por favor.

Haga clic en nuestro asesor para chatear en WhatsApp

× WhatsApp