958 261 921
/
info@podologiaelenagarcia.com

Etiqueta: ¿Por qué el niño anda raro?

Consejos para tratar las uñas encarnadas en bebés

Las uñas de los pies son zonas muy sensibles, que pueden causar serios problemas si no se atienden correctamente cuando la situación lo requiere. La uña es una estructura formada principalmente por queratina y calcio, en constante crecimiento, cuya principal función es la de proteger, es una barrera natural de las terminaciones nerviosas pero a veces, da lugar a malformaciones que provocan un malestar prevenible.

Existen una serie de curiosidades que deben tenerse en cuenta, para saber tratarlas con el detalle que merecen:

  • Las uñas crecen una media de 0,1 milímetro diario aproximadamente. Obviamente, esta evolución varía en función de la edad, de la persona, el dedo en el que se encuentre, la estación del año y otros factores.
  • La media de tiempo que tarda una uña en regenerarse es entre 12 y 18 meses.
  • Un corte mal realizado en las uñas puede provocar lo que se conoce popularmente como uña encarnada.
  • Las uñas encarnadas no solo se producen por un mal corte, existen otras variables.

Uno de los casos más delicados de uñas encarnadas son aquellas que se producen en bebés, debido a que pueden detectarse de manera más tardía y además en esta ocasión las uñas de los pies suelen ser muy finas y delicadas. Existen personas que nacen con las uñas del dedo más cortas de lo normal, lo que hace que no se cubra el lecho totalmente. Debido a ello las uñas se encarnan en la parte distal y pueden provocar una pequeña infección eventualmente.

Como detectar una uña encarnada

Los pequeños tienen mucha facilidad a la hora de sufrir una encarnación de las uñas. Esto se debe a la escasa dureza pues pueden doblarse con extrema facilidad y crecer hacia la cutícula. Para detectar las uñas encarnadas en bebés hay que hacer un reconocimiento por todas ellas y fijarse en los siguientes puntos:

  • Hay que controlar el crecimiento correcto de las uñas y verificar periódicamente que las puntas no crezcan hacia las cutículas.
  • La mayoría de las encarnaciones se producen en el dedo gordo, por lo que esa una zona en la que poner especial atención. En los dedos de las menos es menos común, pero es cierto que en bebés puede producirse por la maleabilidad de sus uñas.
  • Si hay inflamación o la piel se vuelve rojiza y tersa es necesario acudir a un profesional para remediarlo cuanto antes.
  • En caso de que la uña crezca hacia abajo, puede causar dolor, supuración y por lo tanto infección. Llévalo a un profesional y controla la temperatura del bebé, pues es probable que dada una infección, se inicie un proceso febril.

Los adultos se hacen consciente de sus dolencias, pero los bebés no avisan de qué es lo que les molesta, con precisión, por ello es necesario hacerles revisiones para controlar de manera eficaz este tema y no se produzcan daños mayores.

Consejos para tratar las uñas encarnadas en bebés

Las uñas encarnadas o encarnadas son un problema común en la infancia y ocasionalmente provocan la sintomatología que hemos mencionado anteriormente. Por ello, el centro de Podología Elena García de Granada, comparte algunos consejos para tratar esta afección en las uñas de los más pequeños.

  • Remojar los pies en agua tibia con jabón un par de veces al día.
  • Aplicar povidona yodada o clorexhidina 2 o 3 veces al día
  • A veces es necesario utilizar antibiótico, suele ser encrema. 
  • Acudir a su Podologo de confianza. 
  • Para evitar que se produzca este daño en las uñas en el futuro, se recomienda que sean cortadas m de manera que las esquinas queden fuera de los canales de la uña.

La prevención es la cuestión principal para la salud, por ello en este caso prevenir que esto no suceda es el mejor remedio. Lo mejor para evitar este padecimiento y sus posibles complicaciones es cortar las uñas con regularidad y cerciorarse de que las puntas no se claven en las cutículas. En ocasiones un particular no sabe realizar este corte por ello aconsejamos acudir a un profesional para que enseñe o ayude a realizar este proceso, sobre todo en bebés o personas mayores, que son más delicados y podría afectar negativamente el corte si no está bien realizado.

 

Patologías que se solventan con cirugía podológica

Quizás muchos no saben que los podólogos también hacen tratamientos quirúrgicos. Los principios de la cirugía podológica hacen referencia a la intención de corregir la deformidad del pie. Se trata de eliminar lesiones y tratar de restaurar su anatomía y funcionalidad. De este modo, se disminuyen los dolores que suele ocasionar.

Como ya hemos comentado con anterioridad desde Podología Elena García en Granada, los pies son una parte fundamental en el funcionamiento del cuerpo, por lo que necesitan una atención completa y muy concreta. La labor de los podólogos es averiguar la causa que origina los problemas y determinar el tratamiento que será más adecuado. Entre estos tratamientos, se encuentra la opción quirúrgica, que suele plantearse tras haber agotado un amplio abanico de posibilidades.

Existen diferentes tipos de intervención: unas pueden ser más invasivas que otras, pues dependerá del problema que haya que resolver. Es importante dejarse guiar por los profesionales en la materia, dado que son los responsables de solucionar cualquier problema o dolor de la mejor forma posible.

Patologías que se solventan con cirugía podológica

En este artículo se pretende aclarar cuáles son las diferentes patologías que los podólogos resuelven de forma quirúrgica.

Cirugía ungueal

Dependiendo del tipo de afección de la uña, pueden darse dos formas de cirugía: matricectomías totales o parciales. Entre las patologías ungueales también se destacan: uñas encarnadas, hipertrofia de los rodetes, uñas engrosadas o distróficas.

En todos estos casos, el problema puede agravarse si el paciente pospone la consulta. Por lo tanto, si notas que tus uñas no están bien, te duelen o se infectan, acude a tu podólogo de confianza.

Cirugía de zonas blandas

Consiste en la extirpación o tratamiento de lesiones dérmicas o alteraciones en las estructuras anatómicas, siempre con la posterior reparación de los tejidos dañados. Las principales patologías que suelen englobarse dentro de esta cirugía son: verrugas, fibromas, quistes, periungueales, tumores glómicos, queloides, nevus, alargamiento de tendones o neuromas, entre otras.

Cirugía de dedos

Esta cirugía permite corregir o reducir las siguientes patologías: dedos en garra, en maza o clinodactilias. Estas patologías cuando se combierten en muy dolorosa solo pueden solventarse de manera quirúrgica y no hacerlo supone que el paciente deberá vivir con molestias y dolores siempre, ya que nunca se corrigen ni desaparecen.

Cirugía metatarsal

Dentro de este grupo se encuentran todo tipo de deformidades que produzcan metatarsalgias, metatarsianos dorsiflexionados o plantarflexionados, metatarsianos largos o cortos y procesos degenerativos. Es habitual que estas patologías causen callosidades y helomas que nacen de manera muy dolorosa en la planta del pie. Su origen suele ser un problema biomecánico, y a veces la única solución es realizar una cirugia.

Operaciones en deformidades del primer radio: juanete

Se realiza cuando aparece rigidez o desviaciones en cualquier plano del 1 dedo. Los podólogos son verdaderos expertos en la cirugía de juanete, dado que su aparición es muy habitual, sobre todo en mujeres, debido a utilizar calzado poco adecuado para la salud del pie. Si no sabes si usas los zapatos correctos o si crees que te está apareciendo un juanete, acude a tu podólogo para que lo revise lo antes posible. Mejorará el proceso en el que se encuentra, y te ahorraras problemas posteriores. 

Cirugía de quinto radio: juanete de sastre

Se lleva a cabo cuando el hueso o el tejido blando de la zona lateral de la quinta articulación produce una prominencia sintomática, hipertrófica o irritación.

Cirugía de exostosis

Existen diferentes exostosis:  síndrome de Haglund, espolones calcáneos entre otros. A veces es necesaria la cirugía para solucionar problemas. 

Los pies son más delicados de lo que parece, y el maltrato diario al que son sometidos puede acarrear serios problemas de salud. Por ello, es bueno prestarles la debida atención y analizar si está  apareciendo una afección de las mencionadas anteriormente. Cuanto antes se ataje el problema, antes se podrá solucionarlo, puesto que una atención tardía puede provocar una degeneración compleja de tratar para cualquier profesional.

¿Por qué el niño anda raro?

Una de las preocupaciones más frecuentes de los padres durante el desarrollo del niño es la forma que tiene a la hora de caminar. Muchas madres y padres se dan cuenta de que sus hijos “andan hacia dentro”, a otros les duele el talón al caminar o se tropiezan con mucha frecuencia. Cuando el niño “anda raro”, puede ser causado por algún motivo o alguna alteración, es por ello que debe ser atendido lo antes posible por un especialista. Por suerte, la mayoría de los casos son patologías que tienen solución, ya que son detectadas a edades tempranas.

En Podología Elena García en Granada atendemos muchos casos de este estilo, y siempre realizamos los estudios o las derivaciones pertinentes en función del diagnóstico que pueden tener.

¿Por qué el niño anda raro?

Mientras antes se detecte esta patología, más “sencilla” o efectiva podrá ser la recuperación o mejora. Pues cualquier tratamiento que se aplique durante la etapa infantil tiene muchas más garantías de éxito. Esto se debe a que sus pies se encuentran en plena fase de crecimiento, por ello, los tratamientos que se apliquen logran corregir y prevenir posibles dolencias cuando sus pies y todo su sistema articular está “nuevo”.

Los motivos por los que esto se produce pueden ser varios, algunos de mayor gravedad que otros. Caminar con la punta de los pies hacia dentro hace referencia al acto de meter las puntas hacia dentro al caminar o al estar de pie. La causa puede estar en la cadera, la tibia o el pie.

Caminar con las puntas hacia dentro o hacia fuera es algo frecuente en los menores y puede formar parte de su desarrollo psicomotor natural. En ocasiones, los padres se alertan y consideran que puede ser algo patológico, de hecho es uno de los motivos por los que más frecuentemente los padres acuden a un podólogo o un traumatólogo. No obstante, en la mayoría de los casos no precisan tratamiento y solo es necesario observar cómo evoluciona.

Por el contrario, también existen casos más graves por los que se da esta situación, y son los siguientes:

Caderas anteversión femoral

La anteversión femoral es la causa más frecuente de caminar con los pies hacia dentro en los niños de entre tres y ocho años. Esto se debe a una rotación de la parte superior del fémur y forma parte del desarrollo normal de la cadera.

El problema es que en ocasiones se acentúa porque los niños tienen la costumbre de sentarse con las piernas en W o de rodillas. Es poco habitual que precise tratamiento médico, aunque antiguamente sí que se aplicaban otros métodos como plantillas o zapatos especiales. Hoy en día se ha demostrado que con el desarrollo y la maduración esto se corrige solo, es cuestión de tiempo y de corregir algunas posturas.

Tibia: torsión tibial

La torsión tibial es la causa más frecuente de caminar con los pies hacia dentro en aquellos niños que están comenzando a caminar, entre los dieciocho y los cuarenta meses. El problema aquí es que la tibia se encuentra levemente girada hacia dentro como parte de su proceso normal.

Pies metatarso adducto

Este problema se produce desde el nacimiento hasta los dos años de edad. En este caso, el pie está girado y tiene forma “arriñonada”. Si el pie es flexible y se puede manipular con suavidad hasta su posición correcta, quiere decir que no precisa un tratamiento agresivo. Por el contrario, si el pie está rígido, es posible que el médico recomiende diferentes tratamientos basados en los estiramientos y en ocasiones el uso de alguna ortesis.

Datos para tener en cuenta por la tranquilidad de los padres

  • Caminar con los pies hacia dentro y hacia fuera puede ser normal y formar parte del desarrollo del niño.
  • No es un factor que afecte a las habilidades que tendrá el menor para caminar.
  • Hay niños que les cuesta mantener el equilibrio, por ello caerse forma parte del proceso de aprender a caminar y no es causado por caminar con los pies hacia dentro o hacia fuera.
  • Menos del 1 % de las alteraciones torsionales que afectan al fémur y tibia persisten en la edad adulta, por lo que la necesidad de realizar un tratamiento quirúrgico es excepcional.
×

Por favor.

Haga clic en nuestro asesor para chatear en WhatsApp

× WhatsApp